Un gobernador de cuatro años

Llegó La Guajira a los 54 años de vida administrativa, envuelta en una aguda crisis institucional, social y financiera producto de una falta de planeación y actos de corrupción que tienen al Departamento en la picota pública.

Estos cincuenta y cuatro años deben llamar el interés de todos los que habitan este territorio para hacer un alto en el camino y entrar en una reflexión profunda frente a las circunstancias que han generado este caos que no ha permitido que el Departamento avance en su desarrollo económico y social, y que ha impedido que la comunidad pueda gozar de una mejor calidad de vida.

La situación coincide con un nuevo proceso electoral. Es decir, los ciudadanos se preparan para elegir nuevos gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles. En ese orden de ideas, los electores son quienes con su voto deciden quién gobernará para el próximo periodo electoral, de allí que esa enorme responsabilidad debe recaer en esa persona que pueda gobernar los cuatro años, pues es la única forma de poder recuperar la institucionalidad.

Serán cuatro nuevos años donde el elegido deberá trabajar arduamente, pero de manera planificada, tomando decisiones acertadas y a tiempo para iniciar un nuevo camino que permita salir de la crisis que agobia.

No será tarea nada fácil, por eso los guajiros deben tomar la mejor decisión en la elección de ese nuevo gobernante, para evitar más lamentaciones en los años que vienen.

Es una nueva oportunidad que brinda la democracia, cuya primera responsabilidad recae en el elector primario, por eso el voto debe ser libre, para que se traduzca en una decisión calificada.

De esa elección dependerá que La Guajira pueda encontrar el camino hacia el bienestar social, para mostrar un Departamento diferente, desarrollado, donde se privilegie a la comunidad para que pueda vivir dignamente.

En medio de la crisis siempre llegan nuevas oportunidades, por eso este 27 de octubre es clave para que los guajiros elijan a un gobernante responsable, honesto, con experiencia administrativa y con claridades sobre las decisiones que debe tomar para encontrar ese camino a la prosperidad que tan esquivo ha sido en estos últimos años.