Un llamado a la concertación

Los trabajadores de la empresa Cerrejón agrupados en Sintracarbón, tomaron la decisión, democrática en su mayoría, por acudir al mecanismo de la huelga para dirimir el conflicto laboral con la multinacional que tiene operaciones de extracción y exportación del carbón en La Guajira. Es una decisión respetable de los trabajadores, quienes al lado de su familia tienen claras sus exigencias, especialmente quienes en una forma democrática depositaron su voto para afrontar el reto al que se sometieron basado en el fuero sindical y su voluntad de defender los derechos que tanto han luchado para conquistar las exigencias que le han hecho a la compañía.

Igualmente, la empresa Cerrejón sabrá respetar la decisión de los trabajadores que optaron por la huelga como alternativa del proceso de negociación de la Convención Colectiva de Trabajo que actualmente adelanta con el Sindicato. La multinacional en cumplimiento al respeto, a los lineamientos empresariales, societarios y las leyes colombianas, deberá saber escuchar, entender, refutar y aceptar las exigencias de los trabajadores con la premisa del buen entendimiento.

Nuestro llamado es para las partes en conflicto para que cada quien desde su criterio tenga la suficiente disposición de llegar a un acuerdo dentro de la oferta presentada por las partes. Se requiere que entre Cerrejón y Sintracarbón lleguen a la mesa de negociación aplicando la humildad, dejando el criterio retador y la exposición de motivos de las partes sea escuchada y respetada por otra con toda la civilidad, pensando primero en la entidad que representan, luego en sus familias y seguidamente por La Guajira en donde hay contratistas, subcontratistas, empresas particulares y de la economía informal que de una u otra forma se benefician del producido de los trabajadores.

Señores de Cerrejón y Sintracarbón, La Guajira en general requiere que ustedes que van a iniciar una civilizada negociación, logren un arreglo amistoso sin pensar en ir a la huelga, teniendo de presente que una parálisis al complejo lesiona la economía de las partes y de miles de hogares de la península. Este llamado también se lo hacemos a la empresa Cerrejón para que siga en esa disposición de llegar a un acuerdo con sus trabajadores y en medio de las diferencias propias de la negociación logren el punto de acuerdo que beneficie a las partes.

Es el momento de darse la mano y de entender que en medio de la crisis financiera en que se encuentra La Guajira, el país y el mundo producto de la pandemia, quienes históricamente han estado en conflicto, han hecho un receso en sus arreciadas diferencias ideológicas y esos desacuerdos han quedado a un lado para aunar esfuerzos en salvar vidas. Con todo lo anterior, pensar en este momento en una huelga nos traería otras consecuencias mucho más difíciles de predecir. Por eso hacemos un llamado a Cerrejón y a Sintracarbón para que lleguen a la concertación.