Un llamado fraterno

Lo que inicialmente se veía como tan lejano para La Guajira, ahora cientos de familias lo viven de cerca porque el Covid-19 está arrancando a esos seres queridos a quienes lamentablemente tampoco podemos acompañar a su última morada.

Cada momento vivimos el fallecimiento de personas con quienes se ha tenido algún tipo de relación, todo por un virus que llegó a cambiarnos el diario vivir.

Las escenas no pueden ser más tristes, perder familiares y amigos por una circunstancia que llegó de manera sorpresiva y que puede quedarse por mucho tiempo más de allí que es necesario aprender a convivir con esa nueva condición.

El virus no da tregua, es la guerra que nos tocó y por tanto hay que afrontarla para sobrevivir, porque el ataque es para todos: niños, jóvenes, adultos y tercera edad.

La protección en familia es la clave, seguir las recomendaciones de las autoridades de salud como cumplir con el aislamiento social obligatorio, el lavado de manos, la distancia social y el uso del tapabocas, para evitar que el virus se siga propagando.

La primera responsabilidad es de los ciudadanos, comprender que está en juego la vida y que siguiendo las recomendaciones por fuerte que sean, existe la posibilidad de sobrevivir por un tiempo más.

El llamado a los padres de familia para que no permitan que sus hijos participen de festejos, porque es muy difícil que en un encuentro cumplan con las medidas mínimas de protección y lamentablemente allí pueden contagiarse.

También a las autoridades porque deben seguir reforzando ese trabajo de concientización acompañado del endurecimiento de las medidas como el pico y cédula, el toque de queda y la Ley Seca.

Es urgente también que el Gobierno departamental y los entes territoriales, sigan exigiendo a las EPS la aplicación de las pruebas y la entrega de resultados de manera oportuna, si de salvar vidas se trata.

El Covid-19 llegó para que darse por un tiempo más, solo unidos podemos vencer este virus que nos sigue arrebatando a nuestros seres queridos.