Una celebración tranquila

La celebración de la Virgen Nuestra Señora de los Remedios en Riohacha, congregó en la catedral que lleva su nombre a sus más devotos fieles y otras personalidades de la vida política del país.

Los feligreses lograron disfrutar de una fiesta más tranquila, toda vez que hubo acceso a la catedral sin ningún tipo de restricción, lo que demuestra que la presencia de reconocidas figuras de la vida pública altera de alguna manera la celebración de la fiesta religiosa, considerada una de las más importantes para el riohachero.

El alcalde José Ramiro Bermúdez y el gobernador Nemesio Roys Garzón, acompañados de los guajiros, participaron de la fiesta de la Virgen, le agradecieron las bendiciones recibidas y le encomendaron los proyectos a desarrollarse en este cuatrienio.

Este año, por no ser un año político, la celebración de la ‘Vieja Mello’ no estuvo rodeada de interés para llamar votos a través de la fe, por el contrario, los dirigentes que se acercaron le agradecieron las bendiciones recibidas.

Quien tampoco faltó fue el senador Álvaro Uribe Vélez, que cada dos de febrero llega a Riohacha mostrando que es el más fiel devoto de la Virgen.

Ojalá todas promesas hechas a la ‘Vieja Mello’ le permitan al Departamento salir de la crisis institucional en la que está sumido desde hace muchos años y que las decisiones que se tomen de ahora en adelante demuestren que realmente los gobernantes cuentan con la suficiente capacidad para gobernar y administrar el Departamento y el Distrito.

Es hora de lograr consensos sin acuerdos por debajo de la mesa, para que los guajiros puedan recuperar la confianza en el quehacer político así como se mantiene la fe en el Todopoderoso y en la Virgen Nuestra Señora de los Remedios.