Una marca llamada Diomedes Díaz

El nombre de Diomedes Díaz pareciera que estuviera dejando de ser lo que el cantante en vida siempre quiso para su fanaticada, un músico al servicio de sus seguidores y melómanos, una persona desprendida de cualquier recurso y un ser que ayudó con lo que tenía a los más necesitados que se acercaban a él.

A ocho años de su ausencia física, el fortalecimiento y florecimiento de su legado musical presentan algunas talanqueras, obstáculos y restricciones legales que pueden frenar el enriquecimiento de su obra por situaciones que en parte compartimos con sus familiares y en otras consideramos que puede ser lesivo para seguir llevando el reconocimiento a su grandeza musical.

Ya Diomedes Díaz no es el nombre del artista que en su contenido musical se escucha o se interpreta en todas partes, debido a que su canto o sus melodías en calidad de compositor de excelsas canciones, vienen presentando algunas restricciones del orden legal, comercial, ejecución y reproducción establecida por sus hijos, la Superintendencia de Industria y Comercio, la casa disquera que administra sus trabajos discográficos, la editora y sociedad que custodian sus obras en calidad de autor.

Compartimos que el nombre Diomedes Díaz se haya convertido en una razón social y por ende una marca registrada ante la Superintendencia de Industria y Comercio que le concedió el registro con Clasificación Internacional, en donde para utilizar su nombre o su música se requiere la autorización de sus hijos o el pago por el uso, ya sea en procesos educativos, formación, esparcimiento, actividades deportivas y culturales.

Aplaudimos que la marca Diomedes Díaz libremente la pueden utilizar sus hijos legalmente reconocidos, pero no compartimos que a través de los dispositivos o redes sociales comiencen a bloquear la sonada de sus canciones hasta que no se haga el pago.

Que bien que los hijos de Diomedes Díaz lograron llevar el nombre del cantante a una marca con  registro de actividades comerciales para que no le vulneren los derechos que tienen sus herederos. Con la marca registrada le va permitir a sus familiares que el nombre y el legado de su padre sea usado en eventos que estén a la talla de lo que ellos piensan, le genere confianza a sus seguidores y se evita que cualquier persona haga mal uso de ello.

Si bien es cierto que compartimos con el buen nombre y su legado, no comulgamos que al momento de escuchar su música a través de cualquier dispositivo sea restringido en las plataformas digitales ya que muchas aplicaciones están bloqueando las páginas, programas o aplicaciones que intente sonar por más de un minuto. ¿Esas restricciones también van para las emisoras? No sabemos.