Demanda pide que todas las comunidades étnicas puedan fabricar sus propias bebidas ancestrales

Imagen de referencia.

Generales

La Corte Constitucional estudia una demanda contra uno de los artículos de la ley 1816 de 2016 que permite a las comunidades indígenas fabricar su aguardiente para consumo propio por tratarse de tradiciones ancestrales.

La demanda interpuesta por los ciudadanos Audrey Karina Mena y Juan Sebastián Cárdenas, critica la norma al señalar que está desconociendo el derecho y la protección de otras comunidades étnicas que también producen aguardiente, dado a sus tradiciones ancestrales.

Los demandantes se refieren a las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras que no fueron incluidas en la ley y que quedaron excluidas en la posibilidad de producir “sus propias bebidas alcohólicas tradicionales y ancestrales que son destinadas para su propio consumo”.

La Corte Constitucional en su sala plena deberá evaluar si la norma realmente está violando la diversidad étnica y cultural al no incluir a esos grupos étnicos, e incluso si esas comunidades mencionadas por los demandantes se encuentran en igual situación de vulnerabilidad a las comunidades indígenas.

El procurador Fernando Carrillo se pronunció sobre el tema y dijo en un documento enviado a la Corte que se debe incluir en la norma a las comunidades nombradas por los demandantes, dado a que también son sujetas de especial protección como la comunidad indígena.

Según el procurador, las comunidades étnicas tienen un derecho fundamental a la preservación de los valores y costumbres que definen e identifican a la comunidad desde el punto de vista cultural y sociológico.