Así es la vida y lucha de un hospital del Cesar contra el Covid-19

El Instituto Cardiovascular del Cesar, una de las clínicas más importantes de Valledupar, se convirtió el pasado fin de semana en el foco de atención de los amantes de la música vallenata, pues en una de sus unidades de cuidados intensivos permanece en delicado estado de salud por el Covid-19 el maestro Jorge Oñate. Pero más allá del drama alrededor del estado del ‘Jilguero de América’, también hay que destacar que los trabajadores de la salud que prestan sus servicios en este centro médico han sido protagonistas de los cambios y retos que el coronavirus impuso a con su llegada a la región.

Marta Socarrás, gerente del Instituto Cardiovascular del Cesar, en Valledupar, contó en Sistema Cardenal 1050 AM que la pandemia de Covid-19 les obligó a reinventarse para adaptarse a los desafíos que esta emergencia de salud pública planteó en lo que respecta a la atención de pacientes.

Entrevista con Marta Socarrás, gerente del Instituto Cardiovascular del Cesar

Actualmente el centro médico ha tenido que adoptar un protocolo específico para atender a los pacientes que llegan a sus instalaciones con complicaciones derivadas del coronavirus.

“Es valorado el paciente en el triage, pasan a sala de observación que es sólo para pacientes con Covid, en esa sala se le hacen sus estudios y allí determinan si el paciente requiere de hospitalización o el paciente regresa a casa. A veces llegan los pacientes con muy malas condiciones e inmediatamente hay que proceder a hacer reanimación, hacer entubación oro-traqueal y subirlo rápidamente al servicio cuando tenemos la disponibilidad de las camas porque hemos tenido momentos muy difíciles donde están las camas ocupadas”, dijo Socarrás.

La gerente del Instituto Cardiovascular valora mucho el esfuerzo que ha hecho el equipo de ese hospital para prepararse y afrontar este reto, pero lamenta que la comunidad cesarense no le colabore a los servicios sanitarios con su comportamiento.

“Cuando sale uno de la clínica, cinco y media de la tarde o seis de la tarde y viene uno con ese cansancio, trayendo en su corazón tanta angustia, pasa uno por lugares donde ve filas de personas comprando la arepa, compartiendo, la juventud riendo, siente uno que todo el trabajo que uno hace no vale la pena”, se lamentó Socarrás.

Sobre la indisciplina ciudadana, la gerente del Instituto Cardiovascular del Cesar le recordó a la gente que sus vidas no se acabarán si hacen cambios en sus hábitos durante algunos meses, mientras se supera la emergencia. La funcionaria recordó que con la pronta llegada de las vacunas ya hay una esperanza de superar la pandemia.

Además de la falta de cuidados de los habitantes de Valledupar, la carga emocional que conlleva la llegada del coronavirus a un hogar también se ha convertido en otro frente de trabajo que deben trabajar los colaboradores de la clínica. Algunos familiares de los pacientes asumen el proceso con paciencia, pero otros adoptan comportamientos hostiles hacia el equipo médico.

“Todo eso hace parte de un duelo, del ser, de la familia. El miedo de cuando tú tienes ese diagnóstico piensas en muerte, pues está documentado que es una enfermedad con altísima mortalidad”, dijo Marta Socarrás, quien asegura que su equipo médico, así como el área de trabajo social y psicología trabajan con los familiares de los enfermos para que puedan llevar mejor este difícil proceso. Además se les explica cómo será el acompañamiento a los pacientes de acuerdo a su estado de salud y la agenda de atención con la que cuenten los médicos.

Uno de los procedimientos que el Instituto Cardiovascular del Cesar adoptó para facilitar la estancia de los pacientes con Covid en sus instalaciones es la implementación de canales virtuales de comunicación entre familias y enfermos, para que estos últimos no se sientan solos en sus camas y sus allegados se sientan más tranquilos.

Aún así, Marta Socarrás garantiza que su equipo de médicos y colaboradores brinda el acompañamiento necesario a los pacientes que físicamente no pueden estar con sus seres queridos durante el proceso de recuperación.