Avanza plan de acción para solucionar erosión en la vía Salamina – El Piñón

En el marco de la calamidad pública decretada por la Gobernación del Magdalena por la erosión fluvial en la vía Salamina – El Piñón, a la altura del kilómetro 2.5,  iniciaron las labores del plan de acción que trazó el Departamento para solucionar la problemática.

Se conoció que ayer se presentó una nueva pérdida de la banca por socavación del río Magdalena en el kilómetro 2,1 de la vía, cerca de donde opera el ferry, por lo que con el apoyo de las entidades competentes se trabajará en la habilitación del carreteable, mientras se pueden ejecutar obras de protección de orilla en ese punto crítico.

Asimismo, con el apoyo de cinco máquinas de  la Gobernación, el Invías avanza en la habilitación de una vía paralela que tiene un trazado de 8 kilómetros e inició los trabajos de mejoramiento en 3 puntos críticos para que se puedan movilizar vehículos livianos y motos por ese sector.

El jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo del Departamento, Jaime Avendaño, se desplazó hasta el sector afectado para coordinar con la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo que los trabajos de protección de orilla con obras de control de la erosión y disipadores de velocidad que se están ejecutando también incluya ese punto crítico.

Con los 670 millones de pesos aportados por la Gobernación y Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo,  la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena –Cormagdalena– realizó trabajos de dragado controlado y dirigido para remover la isla de sedimentos formada en el sector del Tamarindo.

Para continuar con los trabajos de dragado, Cormagdalena logró una asignación presupuestal de 10 mil millones de pesos por parte del Gobierno nacional y la Gobernación, bajo los principios de subsidiaridad y concurrencia, una vez se presente el proyecto aportará recursos de regalías propias, por el orden del 30%.

Cabe recordar que esta es una vía nacional, sin embargo, la Gobernación del Magdalena convocó el pasado 31 de agosto a un consejo de gestión del riesgo ampliado, con la participación de todas las entidades involucradas, para trabajar conjuntamente en una hoja de ruta que permita solucionar la erosión fluvial en este tramo y evitar que se presenten inundaciones, lo cual se ha venido cumpliendo.