Destapan el fraude del que Miguel Ángel Borja fue víctima en Montería

El delantero del Junior de Barranquilla, Miguel Ángel Borja, fue víctima de un fraude económico por parte de dos supuestos amigos a los que el jugador había delegado para administrarle inmuebles en Montería.

De acuerdo a un artículo publicado por el diario El Meridiano, un ex jugador del América de Cali a quien Borja conoció durante su paso por el Cortulua logró ganarse la confianza de este último para manejar parte de sus negocios particulares.

El presunto estafador en cuestión es Jhon Quintero Arias, quien había sido delegado por Borja para que administrara al menos 17 apartamentos en los que el jugador había invertido para obtener una nueva fuente de ingresos.

Sin embargo, el medio local denuncia que Quintero Arias desviaba el pago de los arriendos de cada apartamento, se colgaba en el pago de las administraciones y no pagaba los servicios. Además Quintero habría estado involucrado en un negocio irregular con uno de esos inmuebles.

Llegó el día que Miguel Borja comenzó a notar que las cosas no andaban bien con sus propiedades, especialmente con un apartamento que le había comprado en el edificio Torres del Este a otro amigo. Borja contrató a un abogado para que le hiciera un estudio a sus bienes y el penalista descubrió que Jhon Quintero Arias había negociado a otra persona dicho apartamento en complicidad con el otro amigo a quien Borja le había comprado originalmente el predio.

Finalmente el abogado descubrió que el desfalco contra Borja ascendía a los 300 millones de pesos. Revelado el hecho, Quintero y su cómplice (cuya identidad no es revelada en el informe) fueron denunciados ante la Fiscalía. Se sabe que Quintero y su socio en el fraude ya admitieron su responsabilidad en los hechos.