Docentes arhuacos caminan hasta 9 horas para llevar materiales a sus alumnos

Ante la falta de recursos tecnológicos como computadores e internet, los docentes de la comunidad arhuaca, en la parte alta de la Sierra Nevada de Santa Marta, cruzan caudales, caños y una espesa vegetación desde Aracataca hasta Gunmaku, con el objetivo de llevar las guías educativas a los niños de la comunidad.

{module Avisos InText 1}

Onasis Izquierdo, rector del centro educativo Gunmaku, dijo que «no existen barreras para el aprendizaje y usamos distintos escenarios como los ríos, bosques, los manantiales, los espacios sagrados y así el conocimiento es mucho más natural para nosotros”.

{module Detalle de noticias 728×90}

Es de mencionar que en sus resguardos sagrados reciben a niños campesinos, muchos de ellos víctimas del conflicto armado, y su labor es heroica, en un país donde la educación en tiempos de coronavirus se ha visto rezagada por la falta de las nuevas tecnologías en las zonas apartadas.