Dos exjugadores del Junior fueron sorprendidos en una fiesta ilegal

En la noche del viernes la Policía Metropolitana de Barranquilla intervino varias fiestas y reuniones sociales con grandes aglomeraciones de público. Entre los sitios intervenidos por las autoridades locales estuvieron dos conocidos establecimientos de entretenimiento; Moys y Díscolo. 

En este último habían más de 70 personas departiendo, y si bien la discoteca tenía autorizada la realización de un evento virtual, ciudadanos denunciaron que al local estaban entrando muchas personas, queja que la Policía pudo constatar. 

“Se hacen dos cierres particulares. La discoteca conocida con el nombre de Díscolo y otra con el nombre de Moys. En estas dos discotecas había más de 70 personas en cada una de ellas  con personas departiendo con amigos y demás. Estas discotecas tenían autorizadas unos eventos de tipo virtual, pero una vez conocimos las denuncias ciudadanas procedimos a realizar los respectivos cierres y suspender la actividad que se encontraba haciendo en ese momento”, dijo el general Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla. 

Entre los asistentes a la reunión ilegal figuran dos exjugadores del Junior de Barranquilla, Michael Ortega y Edinson Toloza. 

“Pudimos evidenciar que se encontraban dos exjugadores del Junior y otras personalidades de aquí de la ciudad. Son discotecas que normalmente son concurridas por este tipo de personas”, dijo el alto oficial. 

Durante la misma noche, otras 130 fiestas fueron cerradas en Barranquilla. Además se impusieron 150 multas a infractores de las medidas de bioseguridad.