El Caribe colombiano se blinda para detener al coronavirus

Los departamentos de la región Caribe colombiana adoptaron sus medidas para contener el avance del coronavirus Covid-19 en sus territorios con medidas que van desde restricciones a las reuniones públicas hasta toques de queda en casi la mitad de la costa norte.

En Cartagena, entró en vigor la medida de toque de queda nocturna, con lo que la administración de William Dau busca impedir que las concurridas calles de la Heróica se conviertan en canales de tránsito de la enfermedad. La semana pasada ya habían prohibido el atraque de cruceros a los puertos de la ciudad.

En Córdoba, también comenzó un toque de queda nocturno en toda la jurisdicción y en Sucre el gobernador Héctor Olímpo Espinosa emitió un decreto imponiendo restriciones a la operación de establecimientos públicos como bares, restaurantes, así como la prohibición de los bailes de picó. Además el mandatario departamental ordenó que en cada municipio se limpien los espacios públicos al menos dos veces al día.

En Magdalena, el gobernador Carlos Caicedo también instauró el toque de queda desde las 8:00 pm hasta las 4:00 am, suspendiendo así todas las actividades nocturnas. El mandatario anunció que en los dos primeros días de la medida se impondrán comparendos pedagógicos a los infractores, pero a partir del viernes las autoridades impondrán fuertes sanciones a las personas que violen la restricción.

En el Atlántico, la gobernadora Elsa Noguera decidió cerrar las playas a los turistas a lo largo de todo el litoral del departamento, para prevenir la afluencia masiva de personas a esos lugares. Lo mismo sucederá con establecimientos culturales como los museos. Además la mandataria declaró la urgencia manifiesta con el fin de facilitar el suministro de agua a las comunidades que no cuentan con servicio de acueducto. En Barranquilla las medidas fueron mucho más allá. La administración del alcalde Jaime Pumarejo decidió prohibir todas las actividades sociales públicas y privadas de carácter deportivo, religioso, artístico, recreativo, político, académico, cultural, o de cualquier otra índole.

Además la capital del Atlántico restringió temporalmente las actividades comerciales en discotecas, bares, tabernas, clubes nocturnos, salas de cine, casinos, licoreras, clubes sociales, salones de juegos, centros recreativos, museos, estaderos, cantinas, entre otros.

Igualmente los centros comerciales, supermercados y almacenes de grandes superficies tendrán que reducir su aforo al 30% para que los clientes mantengan la distancia segura de dos metros entre personas, algo que también comenzó a hacer Transmetro desde el lunes. También cabe recordar que las vacaciones adelantadas en los colegios públicos de la ciudad e irán hasta mediados de abril.

La medida de suspender las actividades académicas también fue replicada por el gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo. Además de aplicar las restricciones impuestas por el Gobierno Nacional, Valledupar tuvo que suspender el Festival de la Leyenda Vallenata, principal evento cultural de esa ciudad y el departamento.