“El hospital no se mantiene solo”, agente interventor de la ESE Julio Méndez Barreneche tras embargo a la Alcaldía de Santa Marta

El agente especial interventor del Hospital Universitario Julio Méndez Barreneche, Luis Óscar Galves Mateus, se pronunció tras las afirmaciones de la alcaldesa de Santa Marta, Virna Johnson, sobre el embargo de las cuentas bancarias al Distrito.

A través de un comunicado, Galves Mateus aclaró que el hospital ha venido prestando el servicio de salud a los usuarios y que el pago oportuno a todo el personal de salud, depende de los ingresos percibidos por su operación.

Mencionó que el centro hospitalario “no se mantiene solo” y requiere que sus acreedores paguen por los servicios prestados.

“A la fecha el Distrito de Santa Marta adeuda por concepto de servicios de salud prestados a la población pobre, vulnerable y migrante la suma de trece mil seiscientos treinta y ocho millones ciento cuarenta y nueve mil seiscientos sesenta y un pesos m/l (13.638.149.661)”, precisa.

Agregó el agente interventor que, previo al embargo, adelantó los trámites de cobro correspondientes para el pago de las facturas adeudadas por el Distrito, sin tener respuesta alguna.

En consecuencia y garantizando el debido proceso, inició el cobro coactivo mediante mandamiento de pago el 8 de febrero de 2021, en aras de la protección de los servicios de salud prestados a la población vulnerable, pobre y migrante a cargo del Distrito.

“Las cuentas del Distrito se encuentran embargadas como garantía para obtener el pago de dicha acreencia, sin que ello signifique que se encuentran a disposición del hospital, dichos recursos a la fecha están congelados en cada una de las cuentas bancarias afectadas”, afirmó.

“Es importante aclarar que la institución necesita superar la crisis financiera que la llevó a ser intervenida, entre otros aspectos, por el NO pago de las deudas a cargo de la Alcaldía de Santa Marta”, añadió Luis Óscar Galves.

Mencionó que, posterior al embargo, la Alcaldía de Santa Marta les propuso un acuerdo de pago que no alcanza ni el 10% del valor total de lo adeudado y tampoco establece una fecha cierta para realizar el pago, lo que resulta lesivo para las finanzas del hospital.

Al final, aclaró que las acciones emprendidas como agente interventor buscan única y exclusivamente la recuperación del hospital.