Estarían pagando mantenimiento por dos ambulancias que no funcionan en hospital de Fundación

José Guerrero, líder comunitario y veedor en el hospital San Rafael del municipio de Fundación, Magdalena, denuncio que se estaría presentando un hecho irregular, pues estarían cancelando el pago de mantenimiento de dos ambulancias que no funcionan.

Con un contrato, Guerrero señaló que durante toda la instancia de Diana Calderón al frente de la gerencia del centro asistencial más importante de Fundación, pagaron 35 millones de pesos en mantenimiento de 5 ambulancias, incluidas dos que no prestan ningún servicio.

Las ambulancias por las cuales presuntamente se paga mantenimiento son las 0XW-010 Renault, que se encuentra archivada en el estacionamiento del hospital, y la JTH-906 Nissan Frontier, que fue declarada pérdida total.

Precisó que a través de un derecho de petición, exigió a la gerencia que explicara esta presunta irregularidad. Al responderle al veedor, las autoridades del hospital les argumentaron que supuestamente se trató de un error involuntario en la transcripción del contrato al haber registrado las referencias de una ambulancia que no funciona.

“¿Por qué el contratista no corrige ese error? Se están gastando cerca de $12 millones por cada ambulancia, mientras que el parque automotor de la Policía en Fundación se gasta en su mantenimiento alrededor de $24 millones”, acotó.

Asimismo, se cuestionó por qué a las ambulancias las tienen que trasladar a Santa Marta para realizarles el cambio de aceite.

Igualmente, dijo que otra de las presuntas irregularidades que se vienen cometiendo en el hospital son las horas que laboran los choferes de las ambulancias.

“Un conductor trabaja 24 horas durante 8 días y descansan solo 2, esto pone en riesgo la vida de todos los que van en las ambulancias y obviamente es una explotación laboral en contra de estos trabajadores que solo perciben $1.500.000 los conductores y 1.200.000 los auxiliares, más las deducciones de contrato”, puntualizó.

Hay que destacar que este líder fue pieza clave para que saliera a la ‘luz pública’ que en la Unidad de Cuidados Intermedios del hospital trabajaba un supuesto médico intensivista.