Judicializan a ‘Tavo’ o ‘Gordo’, cabecilla de narcotráfico y sicariato del Clan del Golfo en el Caribe

Los elementos presentados por una fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales fueron determinantes para judicializar a Gustavo Adolfo Álvarez Téllez, alias Tavo o Gordo, supuesto cabecilla de la estructura narcotraficante y sicarial del ‘Clan del Golfo’ en el Caribe colombiano.

Durante las audiencias concentradas, la Fiscalía imputo los delitos de concierto para delinquir agravado por darse para narcotráfico, homicidio agravado, y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego. Los cargos no fueron aceptados por el procesado, quien deberá cumplir medida de aseguramiento en centro carcelario por disposición de un juez de control de garantías de Montería (Córdoba).

Testimonios, inspecciones, reconocimiento fotográfico y otras técnicas investigativas, permitieron establecer que alias Tavo, por instrucción directa de alias Otoniel, máximo cabecilla del ‘Clan del Golfo’, sería el articulador de múltiples envíos de cocaína desde las costas de Córdoba, Sucre, Bolívar, Atlántico, Magdalena y La Guajira hacia Estados Unidos y países de Europa y Centroamérica.

De igual manera, habría ordenado el asesinato de algunos presuntos integrantes de su organización porque supuestamente conocían detalles de las actividades ilícitas que realizaba y quería evitar que revelaran sus secretos. Los crímenes ocurrieron en Santa Marta (Magdalena), en julio de 2019.

Alias Tavo o Gordo fue capturado por comandos Jungla de la Policía Nacional, el pasado 24 de abril, en una lujosa finca ubicada en zona rural de Cereté (Córdoba), donde permanecía en compañía de su familia. En el procedimiento fue incautado un fusil calibre 5.56.
Historial criminal

Gustavo Adolfo Álvarez Téllez habría comenzado su historial criminal en 1990. Inicialmente, se incorporó a los grupos paramilitares del Magdalena Medio que dirigía Ramón Isaza Arango. Posteriormente, se vinculó al entonces bloque de los Montes de María de las extintas AUC, y asumió una de las denominadas ‘oficinas de cobro’ en Cartagena, con la coordinación de alias Diego Vecino y alias Juancho Dique.