Preocupación entre habitantes de Providencia por demora en la reconstrucción de las viviendas

El próximo sábado se cumplen 100 días del plan que anunció el Gobierno nacional para la reconstrucción de San Andrés y Providencia luego de la destrucción que causó el huracán Iota en noviembre del año pasado.

Para esa fecha, el presidente Iván Duque dijo que la reconstrucción empezaría “a partir del momento en que tengamos limpieza y remoción cumplida”.

“Lo que hemos denominado el Plan 100, serán 100 días de rápida acción estatal, donde estaremos atendiendo reconstrucción de viviendas e infraestructura”, acotó el mandatario.

Posteriormente, el 5 de enero agregó: “Estamos viendo la dinámica del Plan 100, que empezó el pasado primero de enero, para mirar el tema de reconstrucción de vivienda y de infraestructura física”.

Sin embargo, los dolores de cabeza para los habitantes de la isla continúan, pues algunas familias solo tienen carpas para dormir y una estructura metálica como escalera que es un evidente riesgo cada vez que la usan para subir o bajar, y aseguran que están preocupados por las demoras que se han presentado.

De acuerdo a Susana Correa, gerente para la reconstrucción de la isla, en estos 100 días que se cumplen el 10 de abril habrá 877 viviendas reparadas en sus cubiertas, 400 reparadas en estructura y 50 viviendas nuevas de las 1.134 que deben ser entregadas.

Asimismo, que habrá 80 en mayo, 85 en el mes de junio, y de ahí en adelante 100 viviendas mensuales.

“No son excusas, pero tenemos muchos problemas de logística”, precisó la funcionaria.

“El Plan 100 y lo que el señor presidente quería durante este tiempo es que realmente todas las obras de reconstrucción de Providencia y de Santa Catalina empiecen durante este periodo”, puntualizó Correa.

 “El reto más grande de todo esto ha sido la vivienda. Mi concepción inicial era que nosotros en 100 días con los modelos de vivienda que estábamos llevando podíamos tenerlas todas listas”, añadió el jefe de Estado.

Finalmente, el Gobierno nacional señaló que la logística ha sido lo más complicado, ya que todos los materiales deben ser traídos de Cartagena y Barranquilla.