Sargento venezolano acusado de espiar a militares en Colombia fue expulsado del país

El sargento segundo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela, Gerardo José Rojas Castillo, fue expulsado del país tras ser acusado de realizar tareas de espionaje en los departamentos del Cesar y La Guajira. 

El militar extranjero fue trasladado hasta el corregimiento de Paraguachón, donde fue entregado a funcionarios del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería de Venezuela, SIAME. 

Sobre el sargento Rojas se sabe que es natal de la ciudad de Carora, Lara, y hace parte de la FANB, que a su vez está bajo las ordenes del presidente de este país, Nicolás Maduro. Según las autoridades, el uniformado se hizo pasar por vendedor de jugos en Valledupar para vigilar un batallón de esa ciudad. 

«Al parecer, fingía ser el dueño de un puesto de venta de jugos frente a las instalaciones militares y, posteriormente, logró ingresar a una empresa de Transportes de Valledupar como vigilante de seguridad, donde podía observar de forma permanente los movimientos externos del Cantón Militar de la Décima Brigada Blindada», informó el Ejército en un comunicado. 

Además la institución descubrió que el sargento segundo Rojas contaba con formación en la Dirección General Contrainteligencia Militar, DIGECIN, y cursos de cazador de Fuerzas Especiales, curso de paracaidista, curso de mando y conducción y curso de infiltración. 

Pese a que el Ejército determinó que su «misión era desarrollar actividades de espionaje a las unidades militares en el territorio nacional, especialmente sobre los departamentos de La Guajira y Cesar», las autoridades colombianas no lo judicializaron y optaron por expulsarlo a su país de origen. 

Noticia relacionada