Teatro de Valledupar en crisis: ahora sobrevive con la venta de empanadas

El teatro y otras expresiones artísticas del municipio de Valledupar están pasando por tiempos muy duros. Actualmente la única sala dedicada a las artes escénicas está a punto de cerrar y el futuro para los trabajadores de esta industria no es alentador en lo absoluto.

El director de teatro, Deiler Díaz, explicó que la crisis de las salas de teatro se extiende por todo el mundo por culpa de la pandemia, y Valledupar no escapa de ese fenómeno. “Cerramos y las salas cuyo sustento principal era la entrada que generaban los espectadores empiezan a tener dificultades económicas. Tienen dificultades económicas las artistas, los actores, las actrices y el espacio como tal”, dijo el director en diálogo con Sistema Cardenal 1050 AM Valledupar.

Díaz explicó que actualmente el sector trata de sostener la sala Maderos que está ubicada en el centro de Valledupar, mientras el público puede volver a las funciones. “Hemos vendido empanadas, como un acto de resistencia, para mostrarle a la ciudad, al departamento y al Caribe colombiano que estamos vivos”, agregó el director.

Mientras los clientes degustan sus empanadas, tienen la posibilidad de disfrutar de algunas presentaciones de poesía, danza, lectura dramática y otras expresiones artísticas. Además la sala Maderos ofrece mercancía propia para que sus visitantes puedan comprar, como vasos, gorras o suéteres con la imagen de la sala.

Pese a sus esfuerzos propios, los artistas de Valledupar señalan que no han recibido ayudas por parte de la administración local, ni siquiera para sostener los espacios existentes para presentar sus obras. “Los gobierno locales no han implementado ninguna estrategia para apoyar de alguna forma a las organizaciones culturales con las infraestructuras existentes como el caso de Maderos, por ejemplo”, dice Deiler Díaz, quien lamenta que los gobernantes no sean sensibles a las artes.

“Nuestros gobernantes no saben nada de artes plásticas, no saben nada de desfiles, no saben nada de otro tipo de música (distinta al vallenato), no saben de teatro, de danza y eso creo que hace que rechacen de alguna forma esas otras expresiones.  Y las personas que colocan nuestros gobernantes en las coordinaciones de cultura tampoco tienen conocimiento de esas áreas”.

Entrevista con Deiler Díaz, director de teatro.