Los hermanos guajiros Fonseca Frías pretenden llegar a las grandes ligas del béisbol mundial

Como una historia de un cuento de hadas, los hermanos Jader David y Jaider Rafael Fonseca Frías, le contaron a Diario del Norte sus vidas, vivencias, tormentos y sueños para triunfar en el béisbol profesional de las grandes ligas en el país del norte.

Al hogar de la familia de Jairo Fonseca y Clara Elena Frías, a principios del siglo XXI llegaron dos hermosos bebés, una inmensa alegría invadió el hogar. “Jaider y Jader se convirtieron para nosotros, en el más hermoso regalo de Dios”, manifestó su progenitora Clara Frías.

Su hogar está situado en el barrio 12 de Octubre del municipio de Fonseca. Además, en sus primeros años de vida estudiaron el preescolar en Makarenko, adscrito en la Institución Educativa Agrícola, luego su primaria y hasta el grado noveno lo hicieron en la sede principal del Juan Jacobo Aragón.

Como hermanos siempre hacían las cosas juntos y trataban de participar en cualquier actividad. Es así como un día un amigo de Jaider lo invitó a presenciar una práctica de béisbol que se llevaría a cabo en el colegio de estudios.

No lo pensé dos veces, anotó Jaider, invité a mi hermano Jader y fuimos, sentí una emoción grande al recibir esa invitación como si se tratará de un designio divino. De espectador decidí pasar a practicante. Sentí una atracción inmensa de hacerlo, motivé a mi hermano a vincularse también, este tampoco lo dudó.

Empezamos a practicar con el técnico en béisbol Jaime Sarmiento, a los cuatro meses de estar en prácticas y juegos de fogueo, el profesor hizo la convocatoria para integrar la selección de béisbol del municipio de Fonseca, con tan buena suerte que mi hermano y yo fuimos escogidos por este.

Nuestro primer encuentro como selección fue en Sincelejo y Sucre. Luego fuimos a jugar a Cartagena, Medellín, San Andrés, Tolú, San Antero y Barrancabermeja.

En San Antero, comenta Jader, durante el encuentro de béisbol, el técnico Carlos Pérez, dueño de una académica de La Pelota Caliente en la ciudad de Cartagena en el barrio Las Gaviotas, “nos motivó a que nos vinculáramos a su academia”.

Después de consultar con sus padres, tomaron la decisión de acceder a esa propuesta.

Hoy, ambos, están continuando sus estudios de bachiller en la Institución Educativa El Carmen, en el mismo barrio.

“Estamos convencidos que nuestro sueño está aquí en ‘La Heroica’, creemos que si seguimos trabajando con esfuerzo y sacrificio lograremos surgir y estar en un equipo de grandes ligas como lo estuvo Édgar Rentería”, indicó Jader.

La otra cara de la moneda

Clara, madre de los hermanos Fonseca Frías, comentó a Diario del Norte la difícil situación económica por la que atraviesan.

“No ha sido fácil sostener y levantar a mis hijos allá en Cartagena, el diario vivir es muy complicado, sobre todo en una ciudad turística coma ‘La Heroica’. El poco dinero que consigo en oficios varios que desempeño en Fonseca, lo invierto en la alimentación y sostenimiento de ellos allá. A veces, ellos tienen el deseo de comprar algunos utensilios de su deporte y se nos hace muy difícil. Sin embargo, ellos no doblegan en su deseo de alcanzar su sueño de ser jugadores de béisbol en las grandes ligas y comprarme una casa”, manifestó Clara Elena Frías.

“Hoy mis hijos tienen una invitación para ir en junio próximo a Estados Unidos, en Miami, donde un caza talentos de un equipo de allá quiere hacerles una prueba de fuerza y entrenamiento. Pido a Dios que les permita cumplir su sueño, para mí sería una gran bendición. Como madre pido al Todopoderoso todos los días para que me los cuide, ilumine y me los proteja”, finalizó Clara Elena.