«Complemento alimentario cumple con la minuta»: Unidad de Alimentos para Aprender a Contraloría

Luego de la alerta emitida por la Contraloría General de la República, la Unidad de Alimentos para Aprender –UApA– se desplazó hasta La Guajira para verificar la operación del Programa de Alimentación Escolar –PAE– en el Departamento y recorrió las instituciones educativas en las que se presentaron novedades.

Una vez sostenidos los encuentros con la Administración Temporal de la Educación, directivos de las instituciones y representantes de la comunidad, la unidad estableció que el complemento alimentario que se entregó a los estudiantes cumple con la minuta y los lineamientos establecidos aportando un 20% de los requerimientos de energía y nutrientes y que las versiones que han circulado en redes sociales y medios de comunicación obedecen a fallas en la comunicación en la operación del PAE.

“Es necesario precisar que como parte de la preparación para el regreso a la presencialidad y dado que aún no se tiene plena seguridad del número de estudiantes que acudirán a las aulas se decidió una jornada académica reducida, por tal razón, durante las dos primeras semanas se está entregando complemento de media mañana (en lenguajes territoriales: refrigerio, merienda, onces, medias nueves, etc.). Una vez se estabilice la matrícula se volverá a jornada única con complemento tipo almuerzo, en los casos que corresponda”, señala.

Juan Carlos Martínez Martín, director de la UApA, explicó que en el Departamento el operador del PAE es el Programa Mundial de Alimentos –PMA– de la Organización de las Naciones Unidas, entidad sin ánimo de lucro que aporta recursos propios por $14.000 millones.

“En La Guajira el PAE beneficia a 84 mil estudiantes, de ellos, 12 mil emigrantes que logran ser atendidos gracias a los recursos del PMA”, aseguró Juan Carlos Martínez Martín, director de la UApA.

Los recursos para el PAE en La Guajira superan los $63.000 millones año, la Nación aporta $49.000 millones y el PMA $14.000 millones.

El director aclaró que lo entregado corresponde al complemento alimentario que se ofrece en la mañana o en la tarde y que, en ningún momento, puede ser comparado con el equivalente al complemento para el almuerzo.

“De acuerdo con la norma, el complemento -refrigerio- de media mañana o tarde corresponde al 20% de lo que debe consumir el estudiante, mientras que el almuerzo llega al 30% de los requerimientos de energía y nutrientes de los escolares. El problema se ocasionó por no fluir adecuadamente la información a todos los padres y estudiantes sobre la decisión de utilizar los primeros 15 días del regreso a la presencialidad como margen para conocer, en cada sede, el número de estudiantes que retornaría y, consecuentemente, poder planear preparación en sitio sin desperdicios. Con el reporte de los rectores al cabo de la primera semana e inicio de la segunda, se programaron los casos en los que ya podía definirse un número de estudiantes estable para preparación de almuerzo en sitio y trabajo de jornada completa”.

Al respecto, la UApA aclara que el PAE cuenta con unas minutas que sirven de guía para diseñar los ciclos de menús de los estudiantes y que este debe variar diariamente, garantizando que cumpla con el aporte de energía y nutrientes por grupo de edad e incluya alimentos propios del patrimonio gastronómico de la región.

“Las minutas permiten variar los componentes del menú para que, además de nutritiva, sea agradable y contenga productos que atiendan las costumbres de cada región. Los menús deben ser publicados para conocimiento de todos y, allí, radicó la falla, pues no se dieron a conocer con el suficiente tiempo y esto causó la confusión. Lo entregado correspondía a refrigerio, no a almuerzo”, agregó el director de la UApA.