Conozca los motivos de los jóvenes para retomar huelga de hambre en Riohacha

Luis Lobo, uno de los jóvenes que retomaron la huelga de hambre en el parque Simón Bolívar de Riohacha, se pronunció en Cardenal Stereo sobre este nuevo escenario de protesta por los derechos fundamentales de los guajiros.

Señaló que uno de los motivos por los que el movimiento Guajira Diversa decidió retomar la huelga, fue porque el pasado 20 de julio acordaron empezar un diálogo con el Gobierno nacional,  que permitiera subsanar de manera progresiva el rezago histórico del Departamento. Sin embargo, tras varias mesas de trabajo eso no ha sido posible.

“Vamos a negociar las diez mesas que se reprogramaron en el marco de la huelga. Todas esas mesas se hicieron frustradas, porque quienes vinieron no tenían capacidad de decisión (…) vinieron funcionarios del rango de asesores o técnicos y no era que esperábamos ministros porque las conversaciones no eran con nosotros, eran con quienes quisieran asistir, lo único que se logró avanzar fue un millón de cupo de gasolina, adicional a los 2.500.000 que existen hoy, pero eso no va resolver el problema de desabastecimiento (…) el déficit que tenemos hoy no es de un millón, sino que necesitamos 4 y 5 millones de galones de gasolina”, dijo.

Para ellos, se trata de una “estrategia dilatoria” del Gobierno nacional a los problemas de La Guajira. “La realidad es que siguen mandando funcionarios que no tienen capacidad de decisión, creo que es una estrategia dilatoria pero hay que seguir en esta lucha, por lo cual tenemos que optar o tener la voluntad de no rendirnos frente a resolver los problemas de nuestro departamento”.

Precisó que su lucha tiene varios componentes, uno de ellos es la muerte de niños por desnutrición.

“Solamente en lo que corrido del año han muerto 60 niños por desnutrición y cuando empezamos la huelga habían muerto más o menso 18, y no puede seguir siendo que el progreso del Departamento en términos humanos contraste con la realidad socioeconómica del territorio para las multinacionales”, agregó.

Puso de presente que ahora La Guajira se va a convertir en la matriz energética de este país y como ciudadanos no tienen claro cuál será la compensación que se tendrán o el impacto social que generará en el territorio.

“(…) más o menos 2.500 aerogeneradores, va a ser un proceso más o menos de cinco años que va a permitir a todo el país, a Panamá y a otros países de Latinoamérica y no tenemos claro cuál va a ser la compensación o el impacto social de estas medidas”.

Lobo fue enfático al decir que en discusiones del Presupuesto General de la Nación, el Gobierno nacional siempre insistía en que La Guajira era uno de los departamentos en los que se hacían inversiones sustanciales, pero “no existe una gradualidad teniendo en cuenta los indicadores del Departamento con respecto a otros departamentos”.

“Por ejemplo, en Medellín o en algunos lugares de Medellín y Antioquia, el PAE es superior al departamento de La Guajira. En tema de salud, la UPC del Cauca es superior al departamento de La Guajira. Municipios como Codazzi, Cesar, tienen más gasolina que todo el departamento de La Guajira en términos subsidiados. Entonces siguen dándonos ese discurso de que en La Guajira se hacen inversiones pero la realidad es que el Departamento sigue en un rezago histórico y sus inversiones en términos sociales son muy diferenciales”.

Incluso, afirmó que Atlántico tiene mejor servicio de salud que el Departamento. «En unos meses comenzarán a colapsar los hospitales de La Guajira porque no tienen flujo».

El huelguista aseguró que como guajiros deben entender que sí hay las condiciones económicas para invertir en el Departamento, “porque en otros territorios las inversiones que se hacen en estos mismos componentes son muy superiores a los que La Guajira tiene”.

“Lo que pasa es que nosotros somos un departamento considerado para el Estado colombiano, creemos nosotros, de tercera categoría. No hay la voluntad política de empezar algo que llamamos el principio de progresividad, sabemos que algunos elementos no se van a resolver en cinco o diez años, la pregunta es ¿vamos a seguir esperando 50 años más? Estamos naturalizando la problemática y no existe un plan. El último plan que el Gobierno anunció fue un plan Cesar – Guajira, ¿acaso La Guajira no requiere un plan exclusivo para el Departamento que permita que todo el Estado se volquee a nosotros e intente resolver la situación de este territorio que amerita que lo mire con ojos de piedad?”

Aparte de eso, manifestó, se está ad portas de la ‘revolución azul’, que es empezar a explorar todo el carbón y el petróleo en el mar de la península; la revolución minero energética y ahora tal vez una de las minas más grandes de cobre, “entonces no entendemos como el Departamento sigue siendo un departamento extractivo, que entrega unas condiciones idóneas a este país”.

“Creo que no podemos cansarnos de seguir insistiendo en cualquier escenario, cualquier guajiro, no podemos permitirnos en este momento de la historia quedarnos en silencio, creo que ese ha sido el gran error, ojalá y todo el mundo empezara a hacer ejercicios como este para ver si el departamento de La Guajira realmente el estado colombiano empieza a mirarnos”, apuntó.