Consultorio de salud mental, nuevo servicio del Hospital Nuestra Señora de Los Remedios de Riohacha

Para dar cumplimiento con los objetivos propuestos por la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, en el marco de la pandemia por Covid-19, la E.S.E. Hospital Nuestra Señora de Los Remedios dispuso de un consultorio para la atención individual en salud mental de los colaboradores.

Así lo dio a conocer la entidad en comunicado, señalando que el consultorio tendrá un horario específico semanal y abrirá espacios para la participación del personal, con el fin de generar procesos continuos en la estrategia de intervención.

Además, se realizarán pausas activas, consultas psicológicas individuales, acciones de autocuidado, prevención del Burnout y de desgaste emocional por empatía.

«El Covid-19 ha afectado de muchas maneras nuestras vidas, sobre todo aquellas personas que han tenido pérdidas familiares contagiadas por el virus. El personal de salud ha sido uno de los más afectados sobre todo porque siguiendo su juramento, a diario enfrentan y ayudan a sanar a miles de personas”, expresó Mariangélica Martínez Camacho, gerente de la E.S.E.

Asimismo, afirmó que los colaboradores no están solos, pues “estamos contando con una oportunidad maravillosa brindada por la OPS con un programa de salud mental para abrir nuestra mentalidad y hacernos tratar por profesionales que van a ayudarnos a mejorar nuestros estados emocionales y psicológicos”.

“Quiero aprovechar esta oportunidad para hacer extensiva la invitación al gremio de la salud, invito a la Clínica Renacer, a la clínica Cedes, Clinivida, Anasiwaya y todas las IPS del Distrito para que hagan parte con su personal asistencial de este proyecto al interior del Hospital Nuestra Señora de Los Remedios, el cual tiene las puertas abiertas para que cada uno de sus colaboradores sean tratados en este programa», apuntó.

Cabe mencionar que la OPS y OMS implementan la estrategia, que consiste en generar acciones de autocuidado y apoyo psicológico para mitigar los efectos emocionales y consecuencias en el bienestar general de los colaboradores de la salud que están atendiendo la población enferma por Covid-19, o a la población que sufre duelo migratorio, entre otros problemas relacionados con la salud mental.