Dilia Rosa Gnecco de Daza, pionera de la radiodifusión en La Guajira

La radiodifusión en La Guajira está de luto, falleció la primera mujer que en medio de su destreza y la visión futurista sacó al aire la música que estaba de moda en su momento y por intermedio de su voz, envió los mensajes que la Riohacha que pertenecía  a la Intendencia de la Guajira y por ende al Magdalena Grande, debería escuchar: Dilia Rosa Gnecco Pimienta, una agraciada e inteligente jovencita que se proyectaba en el año de 1956 a escribir la historia de la radio, de la locución y el periodismo de La Guajira, dejando a un lado el hecho de sintonizar emisoras de las ciudades costeñas y las Islas del Caribe.

Fue Dilia Rosa Gnecco Pimienta, quien con su producción y voz, logró cautivar a los noveles oyentes que comenzaron a escuchar la señal abierta de ‘La voz del comercio’, una artesanal emisora que emitía sonido a través de altoparlantes en donde se promocionaban los artículos que vendía ‘La Casa azul’ de Leonidas Ocando Valdeblánquez, ubicada en la Calle Ancha de Riohacha (calle 7).

‘Yiya’ como le decían desde muy joven a Dilia Rosa, junto a Edison Hernández Pimienta, al ver los resultados y la petición de los oyentes y de las entidades públicas que pedían que anunciaran los acontecimientos, pudieron darle forma de emisora en donde llegaban los artistas riohacheros de la época que pedían que sus cantos salieran por las bocinas  que se encontraban amarradas a una vara del segundo piso de la hoy tradicional ‘Casa azul’.

Todo el esfuerzo innovador de Dilia Rosa junto a Edison Hernández Pimienta al hacer popular y fundamental para la sociedad riohachera con  la llamada ‘La voz del comercio’, se convirtió en hechos que motivaron a Leonidas Ocando Valdeblánquez para fundar una emisora en Riohacha, pionera de la península y fue así como nace ‘Ondas de Riohacha’,  que salió al aire el 15 de enero de 1956, bajo la frecuencia 1.440 de la banda AM.

Todo esto sirvió como punto de partida para quienes descollaban en la política y la llegada a la cabina de audio de los personajes del periodismo y la locución de las Islas del Caribe y las ciudades de la Costa.

Para hablar hoy de la historia de la radiodifusión en La Guajira hay que pasar por lo que hizo en ese entonces, Dilia Rosa Gnecco Pimienta, Edison Hernández y la inversión de Loenidas Ocando, pero principalmente ‘Yiya’, quien fue más insistente y persistente, aprovechando el posicionamiento familiar para tener acercamiento con senadores y funcionarios del alto gobierno para que permitieran salir al aire a una emisora en una región apartada de Santa Marta y más de Bogotá.

De pionera a lo gremial

El matrimonio de Dilia Rosa Gnecco Pimienta con Álvaro Daza Cuello y el nacimiento de sus hijos, conducen a la pionera de la radiodifusión en La Guajira a convertirse en corresponsal de los principales diarios del país con circulación en La Guajira y liderar los procesos con el gremio de los locutores y periodistas del Departamento.

Esta riohachera nacida el 16 de julio de 1938, representó al personal de los medios en diferentes actividades a nivel internacional, nacional y departamental. La Asociación de Locutores de La Guajira la declara en abril de 1993 como pionera de la radiodifusión y primera voz femenina que hizo eco en la radio guajira.

Por su importante gestión en el campo periodístico, en 1989 el Gobierno departamental exalta su labor en la radio y reconoce sus méritos expidiendo el decreto 080 igualmente en la misma ceremonia lo hizo la Alcaldía de Riohacha y el Concejo de la capital guajira.

Fue miembro de la junta directiva del Fondo Mixto de Cultura  de La Guajira y cofundadora de la Academia de Historia de La Guajira.

Cuándo se desempeñó como trabajadora social de la división de extensión cultural del Ministerio de  Agricultura, por su excelente desempeño, representó a Colombia en el intercambio para jóvenes del mundo, evento que se cumplió el Washington en el cual se hizo acreedora a una mención honorífica, lo que la acreditó para asistir al VII Congreso de Extensión Cultural celebrado en la Universidad de Illinois  y formó parte del grupo latino que asistió al concurso de comunicación en la misma universidad.

Asistió igualmente al seminario para trabajadores sociales en Turrialba, Costa Rica, en el Instituto de Ciencias Agrícolas de la OEA. Igualmente fue directora de bienestar estudiantil de la Universidad de La Guajira.

Dilia Rosa Gnecco de Daza es madre de Carmen Milena y los mellos, Álvaro Rafael y José Jaime.

Lamentaron la pérdida

Diferentes personalidades lamentaron el fallecimiento de Dilia Rosa Gnecco de Daza entre ellos el gobernador Nemesio Roys y el alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez.

Mientras que el periodista Edgar Ferrucho Padilla, expresó lo siguiente:“Dilia Rosa Geneco Pimienta es y será por siempre un ícono de la radiodifusión guajira ya  que siendo una adolescente se vinculó a la naciente Ondas de Riohacha el 15 de enero del 1956 y luego incursionó como locutora con una voz suave y agradable, con programas especiales en las fechas conmemorativas, hasta llegar a ser presidenta de la Asociación de Periodistas de Colombia, capítulo Guajira y sirvió de ejemplo y estímulo a muchos después de ella”.