Diomedes Díaz, narrador de su propia historia e intérprete de sus éxitos vallenatos

Diomedes Díaz contó con el privilegio de ser el protagonista y el narrador de su propia historia amorosa, musical y profesional, interpretada magistralmente por él mismo y por quienes le han cantado sus canciones.

En cada verso, teje las verdaderas ‘Experiencias vividas’ en sus 56 años de existencia, teniendo como punto de partida el 26 de mayo del año 57 hasta el 22 de diciembre de 2013.

Desde entonces, sus canciones engrosan la antología del cancionero vallenato por el contenido melódico y literario, cuyos versos plasman la realidad sentimental del autor que no acude a la imaginación ni al sensacionalismo. Antes por el contrario, la literatura de cada verso se pasea entre lo bucólico y lo poético.

El ‘Cacique de La Junta’, en sus 56 años de vida, logró grabar cerca de 500 canciones en múltiples producciones, fiestas vallenatas, con amigos y familiares.

En sus 40 años de composición y de 37 grabación, narró con melodía los mejores y peores momentos de su vida. Además, grabó canciones de otros compositores, cuya narrativa se ajustaba a su pensamiento y vivencias por las que estaba atravesando en momentos en que conocía la canción del colega.

Desde 1976 cuando Diomedes entrega la producción ‘Herencia vallenata’  acompañado con el acordeón de Nafer Durán, hasta el 19 de diciembre de 2013  cuando sale al mercado discográfico ‘La vida del artista’ acompañado con el acordeón de Álvaro López, logró grabar 34 producciones discográficas, entre LP y CD, con 392 canciones de las cuales pudo incluir 68 temas de su propia autoría. En los guarismos musicales no incluimos producciones especiales, ‘Fiestas vallenata’ y algunos acompañamientos que hizo con familiares y amigos.

Entre 1976 (‘Herencia vallenata’ y ‘Tres canciones’) y 1983 (Cantando), Diomedes se grabó un promedio de dos temas por LP.  Entre 1984 (El mundo) hasta 1994 (26 de mayo) fue la década de mayor producción como compositor.

En ese período se grabó 30 canciones, cantando un promedio de tres por producción de su propia autoría. Todas ellas fueron éxito.

Durante la crisis judicial relacionada con la muerte de Doris Adriana Niño, su promedio baja a dos canciones por producción, pero en los últimos tres discos notamos en Diomedes Díaz un bajón en el número de canciones a la que veníamos acostumbrados.

En ‘Listo pa’ la foto’ incluye la canción ‘Señor maestro’ dedicada a Rafael Escalona. En ‘Con mucho gusto caray’, graba ‘Amor bogotano’, dedicada a los amores con Carmen Consuelo.

Y por último, en ‘La vida del artista’, graba ‘El hermano Elías’, dedicada al yerbatero y parapsicólogo residente en Maracaibo, Elías José Campo, quien falleció después de la muerte del ‘Cacique’.

Basado en el número de canciones grabadas por Diomedes Díaz de su propia autoría, podemos concluir de las últimas tres producciones,  grabó algunas cuyas melodías tenía guardadas, incluida la de ‘El hermano Elías’ que la dio a conocer en parranda por la década de los 90; ‘Amor bogotano’ incluida en ‘Con mucho gusto caray’ considerada como una de sus peores canciones, tanto por su melodía, así como por la falta de contenido.

Definitivamente las canciones de Diomedes en su mejor momento, cuentan con alto contenido de literatura, creando una nueva expresión poética propia del folclor vallenato que conserva las raíces del género y en cada una de ellas, el ‘Cacique’ es el narrador de su propia historia e intérprete de sus éxitos vallenatos.