Diputado venezolano denuncia corrupción y un plan para quebrar a Monómeros

Desde la Asamblea Nacional de Venezuela alertan que Monómeros ha sido objeto de una serie de actos de corrupción y que existe un plan para destruir a la empresa desde adentro con el fin de venderla y obtener ganancias particulares.

El diputado venezolano José Luis Pirela, explicó que fueron malas actuaciones de la junta directiva actual de Monómeros lo que llevó a la Superintendencia de Sociedades de Colombia a asumir en control de la compañía. De hecho, el parlamentario expresó que gracias a denuncias hechas por personal cercano a la empresa, el ente de control pudo iniciar su indagación.

“La actual junta directiva de Monómeros le mintió a Colombia, le mintió a la actual Asamblea Nacional, le mintió a todos, señalando que estábamos calumniando un contrato leonino con una empresa como Leon Strip que no tiene solvencia y que ponen en peligro el capital social, humano, laboral y pecuniario de la empresa. Eso queda en evidencia con la actuación de la Superintendencia de Sociedades”, dijo Pirela.

El diputado responsabilizó en gran medida de lo sucedido al gobierno interino (el de Juan Guaidó) por lo sucedido en Colombia con Monómeros, pues se mantuvo en silencio ante las irregularidades que se cometían desde las sucesivas administraciones que la compañía agroquímica tuvo en estos últimos años. 

“De todas las juntas directivas que puso el gobierno interino la peor es la actual. Y lo registran algunos elementos de la investigación de la Superintendencia, que ahora prohíbe la constitución de garantías sobre los bienes de Monómeros, destaca la prohibición de actos contrarios a la Ley y contrario a los estatutos de la empresa. Otorgar contrataciones al margen de lo que imponen los estatutos es violatorio de la ley y los estatutos de la empresa. Hace una referencia muy clara al contrato leonino con Leon Strip, plantea que hay una situación financiera con proyección negativa”, dijo Pirela.

El diputado también revela que la Supersociedades detectó otros procedimientos ilegales en la administración de Monómeros como actas que no están asentadas en los libros, o que no están firmadas por las juntas directivas anteriores.

“Han hecho un concierto de falsedades, de mentiras y engaños con el tema del manejo de la empresa”, ratificó el asambleísta.

Para Juan Carlos Pirela, Monómeros está siendo “acechada por intereses oscuros. Hay factores  interesados en quebrarla para rematarla, echarle la mano y ponerla al servicio de las mafias”. El diputado planteó que en el plan de apropiarse de la empresa hay colombianos, venezolanos y hasta carteles mexicanos trabajando de la mano con un lobby en Miami (Estados Unidos) para hacerle una oferta tanto al régimen de Nicolás Maduro, como al gobierno interino.

“Monómeros no puede ser expuesta a que la manejen las mafias. Monómeros necesita una administración transparente, y un respeto por la marca laboral que allí está, y por los objetivos para los cuales fue creado la empresa que es el desarrollo de petroquímicos, el desarrollo de fertilizantes, para consolidar el avance de la agricultura, no para que unos narcotraficantes con payasos y maromeros incluido políticos se pongan a generar un ambiente como si la empresa fuera insalvable”, agregó.

Pirela también se opone a que el gobierno de Nicolás Maduro tome el control de Monómeros porque “si le va a dar el tratamiento que le dio a Refionza, que la vendió por debajo del precio, obviamente no. Tampoco estamos a favor de la inobservancia de la ley que el interinato ha hecho en esa empresa porque esa empresa no es de Maduro, ni es de Guaidó. Es por un lado de 30 millones de venezolanos que estamos luchando por recuperar la libertad y la democracia en el país, y por otro lado está el elemento laboral y social de la fuerza de trabajo de Colombia”.

El diputado señala que Monómeros juega un papel estratégico para la producción de alimentos en Colombia, Venezuela y América Central, por lo que es clave mantener a salvo a la empresa de las personas que buscan apropiarse de la compañía “a precio de huevo”.

José Luis Pirela, diputado venezolano