En Barranquilla flexibilizan el ‘pico y cédula’ desde el 10 de agosto

A partir de este lunes, Barranquilla tendrá nuevas medidas de aislamiento preventivo obligatorio para combatir la propagación del Covid-19, enfermedad que en las últimas semanas viene en bajada en esa ciudad. Entre la decisiones que más sobresalen está la del ajuste del pico y cédula, que desde el 10 de agosto será más flexible que en los dos meses anteriores.

«Con base en la tendencia estable de hace algunas semanas, y de común acuerdo con autoridades nacionales, hemos determinado que continúa el aislamiento preventivo obligatorio y la ley seca, mientras que el pico y cédula alternará un día para cédulas pares y otro para impares», dijo el alcalde Jaime Pumarejo.

Así, el pico y cédula de Barranquilla quedó así:

Cabe destacar que gracias a su tendencia de contagios y muertes a la baja, Barranquilla dio inició a un proceso gradual de reapertura económica desde finales de julio.

«Estamos construyendo caminos para recuperar el empleo, siempre con la mirada puesta en el objetivo máximo, que es preservar la salud. Continuamos en alerta», dijo el alcalde Pumarejo sobre la reactivación de las actividades económicas de la ciudad.

Finalmente el mandatario local le hizo un llamado a los ciudadanos a no bajar la guardia ante el coronavirus:

«Les pedimos que se cuiden y cuiden a los suyos. Hagan un uso responsable de la medida que hoy anunciamos y no dejen de ponerse el tapaboca, lavarse las manos y mantener el distanciamiento físico. Sabemos que aún no es momento de cantar victoria», dijo.