(Entrevista) Francesca Miranda: «Mi historia es Barranquilla»

No hay duda de que Francesca Miranda es una de las más reconocidas diseñadoras de moda que llegó al país y se enamoró de Colombia, la cual se ha destacado por sus diseños versátiles y su compromiso con la cultura y artesanías.

Su trayectoria la hace merecedora de un gran reconocimiento en el sector. En sus inicios se decidió por la línea masculina pero a medida que transcurrían los años, empezó a incursionar en moda femenina hasta llegar a la moda nupcial. Hoy en día es considerada como una especialista en el diseño de vestidos de novia.

En entrevista con el programa Cuarentena del Sistema Cardenal, esta empresaria de la moda contó algunos detalles de lo que ha sido su carrera por el mundo del espectáculo. 

¿Dónde comenzó a forjarse Francesca Miranda? Cuéntennos un poco de su historia

Mi historia es Barranquilla, porque mi carrera comenzó aquí. Yo llegué a Barranquilla recién casada y la gente hizo sentirme en mi casa, por eso te digo, Barranquilla es mi casa. Mi historia comenzó aquí, mis primeros diseños con la línea de hombres, después mujeres, ahora novias y nuevos proyectos y soy feliz aquí; no me cambiaría por nada del mundo, ha sido mi patria y la gente de Barranquilla ha sido mi gente y así lo siento.

Creo que mi carrera no hubiera sido sino hubiera venido a Barranquilla, quizá nada de lo que conocen de Francesca Miranda hubiera pasado si no me caso con Barranquilla.

¿Cómo ha sido ese trabajo con los artesanos del Atlántico?

En el año 93 me empezaron a llamar mucho la atención las fibras naturales y esas fibras naturales las vi primeramente en Usiacurí y yo dije por qué no tener estas fibras naturales en mis diseños, tienen que combinarse con la moda.

En el 94 Artesanías de Colombia escoge cinco diseñadores para hacer una pasarela y después llevarla a Milán, entre esos cinco diseñadores fui escogida y ya yo en el 93 estaba empezando a sentir eso. Y conocer Colombia, uno enamorado de cada historia, de cada persona que tiene ese oficio de muchísimos años, heredado, uno se va comprometiendo y creciendo con ellos y es muy importante porque son personas que desde sus ancestros vienen siguiendo esas tradiciones y desde ese momento he sido enamorada no solo del Atlántico sino de todo el país, porque donde tu vayas en Colombia encuentras un artesano o un oficio que es un arte, que es más que una artesanía, un oficio de muchos años.

¿Cómo se reinventa permanentemente con cada colección?

En estos momentos que hemos vivido de la pandemia, creo que he tenido tiempo para reflexionar qué es lo que tanto me gusta hacer, qué es lo que disfruto y eso es lo que sigo haciendo, disfrutar mi trabajo. Yo he sido una persona que si había que trabajar 7 días a la semana, trabajaba 7 días a la semana; uno de mis propósitos este año es seguir trabajando pero de otra perspectiva, de lunes a viernes, con ciertos momentos establecidos, pero con muchos proyectos nuevos.

En octubre saqué mi colección y la mande a New York de una manera diferente, no hubo un espacio que luciera los vestidos pero se envío con un representante a diferentes estados de EEUU y se hicieron Trunk Show pequeños donde las personas que geográficamente les quedaba cerca podían ver la colección.

¿Cómo es trabajar con tu hija Daniela Jassir Miranda?

Trabajar con mi hija es un honor, además también está involucrada conmigo mi hija menor Sofi, entonces yo digo que son mi parche, soy la mujer más feliz del mundo estando con ellas dos. Me siendo totalmente satisfecha y quería decirte, así como tú dices ella fue de las primeras de las ventas online, es una de las maneras de reinventarse en estos momentos. De todas esas cosas y pruebas que estamos viviendo van a salir muchas cosas buenas, muchas ideas, porque en los momentos de necesidad se sacan grandes cosas.

¿Qué enseñanzas deja la pandemia para Francesca Miranda?

La primera es que nos tenemos que analizar un poco como personas. Yo siempre fue una persona católica y creyente, pero en estos momentos siento una gran paz, no me pierdo una misa, pero no por el hecho de ir a misa sino porque mi medicación todas las mañanas creo que es cerca del amor de Dios, vivir una vida con luz propia y dar pero sobre todo servir, nos estamos ayudando nosotros mismos y es una enseñanza que recuerdo todos los días. Es muy importante dar sin estar acostumbrados a buscar y recibir.

Yo creo que el amor de la familia es lo más importante y que rico que a pesar de todo estos problemas hemos vivido en la pandemia, juntos.

Un poco de lo que viene este año

La pandemia me ha servido mucho. Estoy soñando, tenemos un proyecto muy importante no te puedo contar mucho pero estoy soñando y es lo que importa. He hecho dos pequeñas colecciones y estoy preparando para New York mi colección que voy a presentar en dos meses. Dos colecciones de novias pero de diferentes tipos de matrimonio.