Falleció monseñor Armando Larios Jiménez, obispo emérito de la Diócesis de Riohacha

A los 70 años de edad falleció este jueves de un infarto monseñor Armando Larios Jiménez, obispo emérito de la Diócesis de Riohacha, mientras se encontraba radicado en la ciudad de Monterrey, México.

Monseñor Armando Larios Jiménez nació en Barranquilla, Atlántico, el 21 de Mayo de 1951. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Biffi La Salle y luego entró al Seminario Regional “Juan XIII” de Barranquilla donde estudió Filosofía y Teología. Fue ordenado sacerdote para la Arquidiócesis de Barranquilla el 14 de Agosto de 1976.

Se desempeñó como vicario en diferentes Parroquias de Barranquilla y luego Párroco de Santa María Goretti, Párroco de Santa Rita de Casia en Sabanagrande, profesor y director Espiritual en el Seminario Menor de la Arquidiócesis y profesor Externo en el Seminario Mayor. Fue también responsable de la Pastoral Vocacional.

De 1986 a 1988 frecuentó en Roma los cursos de la Pontificia Universidad Salesiana donde consiguió la Licenciatura en Teología Espiritual. De 1988 a 1991 se desempeñó en Barranquilla como responsable de la Pastoral Juvenil, Universitaria y Sacerdotal, y Párroco de San Juan Bautista de la Salle.

En 1991 fue encargado de la Sección de Seminarios y Vocaciones en el SPEC y luego Secretario Adjunto hasta el año 1993 en el cual fue nombrado canciller en la Arquidiócesis de Barranquilla y Párroco del Inmaculado Corazón de María en esta ciudad.

El 31 de Mayo de 1994 fue elegido Obispo de Magangué y consagrado el 24 de Julio siguiente. El 8 de Marzo de 2001, Su Santidad Juan Pablo II lo nombró Obispo de Riohacha y el 5 de Junio de 2004 le fue aceptada la renuncia.

En una misiva, las directivas del episcopado colombiano expresaron sus sentimientos de condolencia por el fallecimiento de monseñor Larios y pidieron oración para que Dios le conceda la gloria eterna.

Finalmente, extienden su saludo de cercanía a la familia Larios Jiménez y a las Iglesias particulares de Magangué y Riohacha, donde el prelado desarrolló su tarea episcopal.