Huelguista Enmanuel Rangel denuncia amenazas en su contra. Tuvo que salir del Departamento

Enmanuel Rangel, uno de los nueve jóvenes del movimiento Juvenil Diverso que adelantó una huelga de 19 días en Riohacha, denunció que ha recibido amenazas en su contra.

En conversación con Diario del Norte y Cardenal Stereo, contó detalles de lo sucedido, asegurando que tuvo que salir del Departamento por temor.

“Hace unos días recibí unas llamadas intimidantes donde me decían que era un guerrillero, que debían pelarme como pollos, que yo no debería estar en la huelga y si quería morirme de hambre preferían darme plomo. Han venido sucediendo esas llamadas y esos amedrentamientos con mucha frecuencia y se han agudizado más, por lo que me ha tocado con mucha determinación, tristeza y miedo salir de Riohacha”, dijo.

Precisó que la Sijín ha venido haciendo seguimientos a su caso, pero que en estos momentos se dirige a Bogotá en busca de garantías para su seguridad.

“Interpuse denuncia con la Sijín de la Policía que estuvo al tanto haciéndole seguimiento a mi caso, ellos me recepcionaron la denuncia, hice ampliación comunicando todos los hechos que se han venido presentando y la verdad no sabemos de dónde pueden venir estas amenazas. En estos momentos voy camino a la ciudad de Bogotá a adelantar todos los temas con Fiscalía, para ver que se puede solucionar en mi caso”, agregó.

Expresó que lo único que puede decir en este momento, es que dichas amenazas no van a coartar el trabajo que como líder ha venido desarrollando y mucho menos, todo lo que pudieron lograr mediante la huelga.

“Hay muchos ataques desde varios frentes, de gente que nunca estuvo de acuerdo con la huelga, gente que ha tratado de desvirtuar el proceso que venimos desarrollando, esto es de todos los guajiros, esto no es de nueve huelguistas, esto se hizo para buscar la reivindicaciones de nuestro departamento, entonces no sé porque hay personas que vienen a querer desvirtuar el trabajo de otros”, afirmó.

Al final manifestó que el 27 de julio comienzan las mesas de trabajo, pero no está seguro de estar presentes en ellas.

“Tengo mucho temor (…) no estoy seguro de volver al Departamento hasta que no tenga las garantías y la seguridad necesaria para volver”, apuntó.