Proyecto del arroyo Bruno podría replicarse en otros departamentos como piloto

El desvío del arroyo Bruno es un proyecto ambicioso que está ad portas de cumplir cinco años.

Así lo afirmó el gerente de Gestión Ambiental de Cerrejón, Luis Madriñán, al recorrer un tramo del afluente acompañado por una delegación de periodistas del Departamento y del director de Parques Nacionales de Colombia, Pedro Molano Pérez, durante su visita a La Guajira para la declaración de la reserva privada de la sociedad civil Aguas Blancas – Santa Helena – Mushaisa.

Según el funcionario, básicamente lo que se ha realizado en este proyecto es un proceso de ingeniería ecológica en el cual se han podido recrear las condiciones de un arroyo.

“Se ha podido observar en el recorrido que el arroyo fluye, está vivo y tiene todos los hábitat normales de un arroyo propio de La Guajira, cuenta con una vegetación sana, vigorosa y fuerte. Actualmente tenemos más de 14 mil árboles que prosperan al lado y lado de la ronda del nuevo cauce del Bruno y en el mismo se han podido colonizar todos los hábitat de aves, peces y mamíferos”, sostuvo Madriñán.

Además, expresó que aunque hasta hace poco algunos decían que el proyecto no prosperaría, Cerrejón dio un plazo de 5 años para demostrar que sí funciona y que es un exitoso proceso de rehabilitación y restauración ambiental, referente a nivel mundial.

Por ello, Cerrejón ha tenido visitas de ingenieros provenientes de Israel que han tenido a bien estudiar el proceso de rehabilitación del arroyo.

“Lo que se aprobó en 1999 era hacer un canal para que el agua desde un punto llegara al otro, es un canal igual a los que se han hecho en otros departamentos del país que consiste en abrir una trinchera con concreto y que se lleve de un punto a otro, pero aquí se llevó a cabo un proceso de ingeniería ecológica donde se mantienen todas las condiciones hidráulicas que permite el flujo de agua, pero al mismo tiempo que haya un proceso de rehabilitación de cobertura propia de La Guajira, de bosque seco tropical y de especies adaptadas a esas condiciones”, agregó el gerente de Gestión Ambiental de Cerrejón, Luis Madriñán.

Precisó que en el arroyo, la compañía carbonífera tuvo a bien focalizar jornadas de plantación de 48 especies de árboles, “pero hoy en día lo caminamos y encontramos un total de 76 especies, ya que el mismo arroyo se ha encargado de traer sus árboles y colocarlos sobre sus áreas”.

Por último, señaló que la comunidad de Campo Herrera, ubicado aguas abajo del proyecto, es directamente beneficiada.

“Se encuentran cosechas de peces al final de la modificación hacia el río Ranchería en donde en la actualidad hacen sus pescas de bocachicos y así mismo las comunidades de la cuenca alta se han beneficiado en proceso de reforestación, rehabilitación, compensaciones ambiental y acuerdos de conservación y donde hoy por cada árbol intervenido se han sembrado 11.4 árboles (…) todos los predios en donde nace el arroyo Bruno en la cuenca alta fueron comprados para la corporación regional”, concluyó.

Por su parte, el director de Parques Nacionales de Colombia, Pedro Molano Pérez, indicó que indudablemente se nota el esfuerzo y el trabajo de años, con el crecimiento de toda una vegetación, los bosques y la fauna, “y hoy son un total de 111 especies de aves”.

“Lo que nos ha explicado Luis Madriñán es que toda la compañía está dedicada a mejorar y trabajar por el arroyo Bruno y sobre todo el trabajo de ingeniería ambiental (…) lo que se tenía desde un principio fue colocar un canal en concreto y efectivamente gracias a la tecnología se logra tener este afluente y es un ejemplo palpable de que sí se pueden hacer las cosas”, apuntó.

Además, se mostró sorprendido por la forma en que se tiene el registro de cada árbol, los que trajeron, los que se renovaron y todo el tema de restauración.

“Este proyecto piloto es el ejemplo de lo que podría hacerse en otros sitios donde se tengan problemas ambientales”, finalizó el director de Parques Nacionales.