Pueblos Indígenas de la Sierra Nevada trabajaron 13 años para solicitar declaratoria de Patrimonio Inmaterial

Desde el año 2008, las comunidades de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, arhuacos, wiwas, kogis y kankuamos, iniciaron todo un proceso para definir la hoja de ruta que les permitió la elaboración del Plan Especial de Salvaguardia –PES–, que permitió que la Organización de las Naciones Unidas –Unesco–, aceptara la postulación del sistema ancestral a la lista representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La decisión por parte del Comité Intergubernamental de la Convención para la Salvaguardia del PCI, se conocerá en el mes de diciembre de 2022.

La construcción del documento para la postulación, se realizó de manera participativa, como contó a Diario del Norte, Heriberto Mejía Barros, del área de cultura de la organización Wiwa Yigumaiun Bunkunarrua Tayrona.

Recordó el líder indígena que, en el año 2008, a través de los Cabildos Gobernadores, solicitaron al Ministerio de Cultura su apoyo para preservar la integridad de los sitios sagrados, recuperar objetos sagrados en manos del Estado y lograr un manejo conjunto de Teyuna.

En ese sentido, el Ministerio de Cultura recomendó la conformación de un Comité Técnico integrado por el Icanh, la Unidad Administrativa Especial del Sistema de PNN, los gobernadores de los cuatro cabildos y dos representantes de la Dirección de Patrimonio de este mismo Ministerio para construir mecanismos orientados a dar respuesta a la petición.

Durante los años 2009 – 2010,  la Dirección de Patrimonio estableció un espacio de reflexión y fortalecimiento cultural con los cuatro pueblos indígenas de la Snsm, a través del Programa de Memorias de la Libertad.

Luego, propuso al CTC desarrollar en conjunto un proceso de salvaguardia de la cultura de la Sierra, propuesta que fue consultada y las autoridades tradicionales recomendaron esperar hasta tener comprensión del sentido de ese nuevo instrumento ofrecido por el Estado.
Agregó Heriberto Mejía que el proceso nació  por iniciativa de los cuatro pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta, debido a  las crecientes amenazas y riesgos que se ciernen sobre los sitios sagrados y sus conocimientos tradicionales, afectados por la intervención física derivadas por obras de proyectos, megaproyectos, guaquería, turismo, entre otros.

Agregó que la solicitud al Ministerio de Cultura básicamente fue el  apoyo en la construcción de estrategias para preservar el territorio ancestral, así mismo plantean la necesidad de contar con un mecanismo que permita a las autoridades de la Snsm, un manejo conjunto o consensuado con el Icanh sobre Ciudad Perdida o Teyuna.

También se  llamó la atención sobre la importancia de recuperar los objetos sagrados que reposan en museos y otros lugares del país, pues la falta de la relación directa con dichos objetos culturales interfiere en el manejo espiritual que hacen los Mamo y por lo tanto, impiden el bienestar colectivo de los pueblos.

Ese proceso, permitió que el diálogo entre el Ministerio de Cultura y el Consejo Territorial de Cabildos de la Sierra Nevada  que se  retomó a través del cabildo gobernador del pueblo kogui, José de los Santos Sauna.

Atendiendo a la solicitud y requerimiento de los Mamos y autoridades, se profundizó el diálogo con el Ministerio de Cultura, del cual se derivó el establecimiento de un convenio interadministrativo en el 2013 con la OGT, que tuvo como resultado la definición de una hoja de ruta para la gestión de la salvaguardia y protección del patrimonio cultural.

En el primer ciclo de trabajo en el año 2013, enfocado en la elaboración de una hoja de ruta metodológica, el equipo técnico estaba conformado por el coordinador general Cayetano Torres y dos delegados por pueblo: para el  kogui Mariano Alberto Moscote junto a Jorge Nuvita; en el arhuaco Sebastián Ramos y Terun Mestre; por el wiwa Indalecio Bolívar y Shirley Daza; y por parte de los kankuamo, Fredy Martínez y Jessica Paola Pacheco. Además, la asesora externa por parte de MinCultura, Norma Constanza Zamora y los asesores externos por parte de las Organizaciones Indígenas, Nelson Ortiz como asesor senior.

Para el segundo ciclo de trabajo, en el año 2014, se trabajó en la elaboración de una solicitud para la protección del territorio ancestral y el sistema de espacios sagrados y la salvaguardia del conocimiento ancestral impartido desde la Ley de Origen.

Precisó que con el fin de dar continuidad al proceso de construcción del PES sobre el estado del conocimiento ancestral, en el año 2016 se mantiene la estructura del equipo tal como en el 2015, contando con la presencia del coordinador general, dos asesoras antropológicas y un delegado por pueblo. 

El 22 de diciembre del 2017, se aprueba el plan especial de salvaguardia y el 31 de marzo de 2021 se postuló el Sistema de Conocimiento Ancestral de los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada ante la Unesco, para su declaratoria como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

El equipo actual está integrado por el coordinador general, Cayetano Torres Izquierdo; asesoría y dirección espiritual, Mamo, Luntana Vacuna del pueblo kogui; Juan Alberto Gil Garavito; delegado del pueblo wiwa, Eriberto Mejía Barros; delegado arhuaco, Sebastián Ramos Márquez; y delegado   kankuamo, Fredy Martínez.

También se destaca en la elaboración del PES que desde sus inicios la coordinación estuvo a cargo de Cayetano Torres Izquierdo,  quien contó con todo el apoyo de las autoridades tradicionales, mamos y mayores de los cuatro pueblos, con especial acompañamiento del Mamo Mayor Luntana Vacuna del pueblo kogui junto con el Mamo Vicente Gil y Mamo José María Garavito. Por parte del pueblo wiwa se contó con la guía espiritual de Hilario Bolaño e Ignacio Torres Loperena; del pueblo arhuaco Mamo Camilo Izquierdo y Mamo Zarey; y finalmente, del pueblo kankuamo acompañaron los Mamo Hugues Narciso Villazón Martínez, Juan Bautista Montero y José Bedel Rodríguez.