Shirly Macías, la guerrera que le ganó la batalla al cáncer de mama

A propósito del mes de la lucha contra el cáncer de mama, a los micrófonos del Sistema Cardenal llegó el testimonio de Shirly Macías, una madre soltera que fue diagnosticada con cáncer de seno y que para gloria de Dios, está totalmente sana.

Su lucha comenzó el 4 de junio del 2019, cuando detectó una ‘bolita’ en su mama derecha. De inmediato comenzó a gestionar su cita con Medicina General.

“El médico empieza a ver la masa sospechosa y de inmediato me manda una mamografía, eso fue un 4 de junio. La mamografía me la hacen el 5 de junio y los resultados los tengo el 7 de junio, donde aparece sospecha moderada de cáncer. Era un Bi-Rads 4 (que hay algún hallazgo mamográfico sospechoso)”.

En ese momento no tenía una certeza pero sí una alerta que debía tratarse, por lo que decide contarle a sus hermanas de todo el proceso que tenía que iniciar.

“Soy la segunda de un matrimonio de cuatro hijas, le cuento a mis hermanas de los resultados y gracias a Dios, el mismo laboratorio donde hacen el estudio me llama para hacerme la biopsia un 17 de junio”.

Pasaron 22 días para obtener el resultado, los cuales recogió, sola, en un centro comercial de Barranquilla, el 9 de julio de 2019.

“El resultado era un carcinoma dultal infiltrante, en la que aparece una inmunohistoquímica HER-2 positivo, uno de los cáncer más agresivos que se detectan; llamo a mis hermanas, en llanto y pude estar triste, pude llorar, pero mi confianza siempre estuvo en el Señor”.

Shirly sabía que a partir de ese día venía la verdadera lucha contra el cáncer de mama, con las quimioterapias, entre muchos otros estudios.

Fue en uno de esos días de ‘quimios’, cuando su hermana le grabó un video bailando ‘Qué tire pa’ lante’, que fue reposteado por el reguetonero Daddy Yankee y se volvió viral en redes.

“Fue un martes mi hermana empezó a mandar el video por directo al Instagram de Daddy Yankee hasta que él lo vio y lo publicó; casi más de 3 millones de reproducciones, donde colocó una frase muy linda que recibí con mucha alegría”.

“Siempre la mejor actitud ante la adversidad, eso hace la diferencia. Qué ninguna condición te robe la felicidad. Feliz lunes a esta Guerrera que TIRÓ pa’lante sin miedo”, fueron las palabras del artista puertorriqueño.

https://www.instagram.com/p/B4cqX8FFZ0y/?utm_source=ig_web_copy_link

Después de todo este proceso, una serie de ecografías y resonancias magnéticas mostraban que el compromiso ganglionar continuaba en la mama derecha.

“Después que pasé todo el tema de las ‘quimios’, estaba ahí el ganglio, lo volvieron a verificar en noviembre y en tres ecografías salía. Cuando me hacen la mastectomía radical en ambas mamas y la recepción ganglionar la mandan a patología, siete ganglios de siete salieron completamente limpios. Un testimonio que doy para la gloria de Dios porque fue Él el que produjo la gloria en mi”. 

Contó que en total fueron 16 quimioterapias y luego la mastectomía, donde le extrajeron el tumor y las partes afectadas.

“Se esperaba que en mi otra mama no hubiera masa, pero el tejido era fibroquístico (que podría tener una tendencia a producir celular cancerígenas) y ni mi seno izquierdo ni los ganglios que sacaron, para la gloria de Dios, estaban contaminados de celular cancerígenas”.

Para ella, todo lo vivido fue un proceso transformativo, lleno de fe, alegría y actitud.

“A mí me decían 50% del tratamiento y lo otro la actitud y la alimentación. En medio de todo esto, el proceso que uno vive lo transforma porque no es solamente la pérdida del cabello sino de pestañas, cejas, uñas, sumado a los malestares pero aún así a mí el Señor me llenaba de su alegría. Yo llegaba a la unidad de oncología y el equipo que estaba ahí me esperaba con todo el amor, era un momento que yo no miraba de frustración sino como la oportunidad de seguir viviendo”.

Hoy dice estar vestida de victoria y le envía un mensaje de esperanza a todas esas mujeres que están pasando por este proceso, que aunque no es una lucha fácil “en Cristo realmente somos más que vencedores”.

“A veces aunque estemos caminando en este valle y aunque nos miremos al espejo y no reconozcamos la figura que estamos viendo, esto es temporal, es algo que era necesario pasar porque nos arranca muchas cosas que creíamos que habíamos podido superar; en algún momento Dios permite las cosas para que todo su amor rebose en nuestras vidas. Es un momento para florecer más que para apagarnos”.

“Yo en ese momento pensaba que estaba pasando por un otoño, donde se me caía el cabello pero también se caían hojas secas en mi vida, porque cruzas por ese valle que uno piensa que va a ser eterno pero el tiempo pasa muy rápido y cuando se sale de eso, la vida se mira de otra manera, se mira con felicidad y con oportunidad”.