Vacunación diferencial, reactiva, masiva y con cobertura significativa para las comunidades wayuú

La emergencia social, económica y ecológica que vive el país como consecuencia del impacto de la pandemia y la aceleración del contagio Covid – 19, en La Guajira pone de manifiesto la necesidad de reiterar la solicitud de contar con una vacunación diferencial, reactiva, masiva y con cobertura significativa en la parte rural a nivel de los corregimientos y territorios ocupados por comunidades indígenas.

Lo extenso del territorio y la forma dispersa como lo ocupan las comunidades indígenas, determinan acciones especiales que no se encuentran establecidas en el plan de vacunación y que proponemos sean consideradas de urgencia dentro del nuevo ciclo y la dinámica que ha tomado la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud –OMS–, ha documentado los beneficios de la vacunación masiva, mediante el uso de una sola dosis por miembros de una comunidad en riesgo. Se ha encontrado que posterior a ella se registren pocos casos de contagios, rompiendo el circuito de propagación de la enfermedad dentro de las zonas vacunadas.

Recientemente, el Ministerio de Salud y Protección Social ordenó una estrategia de vacunación masiva para los departamentos del Amazonas y San Andres y Providencia.  El primero, por ser fronterizo con Brasil, país que se encuentra con alta incidencia de la pandemia con la cepa variante del Covid-19.  El segundo, ha sido motivado por la emergencia social y la reconstrucción urbana que allí se adelanta.

El Ministerio de Salud ha venido alertando a los territorios con fronteras colombo venezolana de la presencia de la variante del virus Covid-19 (cepa con linaje del Brasil). Igualmente, se ha conocido que una característica de ella es su dinámica para incrementar la velocidad del contagio, la cual es de 1,4 a 2,2 mayor que la cepa original. También se ha informado que la mutación ha provocado reinfecciones en muchos casos en pacientes ya curados. 

La frontera colombo – venezolana en La Guajira se caracteriza por ser viva y porosa, especialmente, en la parte norte de la península, en donde existe un intercambio dinámico a partir de los ciclos migratorios que realiza la población wayuú retornada a los territorios ancestrales y que no cuentan con atención oportuna de parte del Sistema Nacional de Salud, tal como se señala en la Sentencia T-302 de 2017.

Información en wayuunaiki

La permeable frontera que divide el territorio de La Guajira con el Zulia – Venezuela, por donde han ingresado cientos de venezolanos y wayuú retornados, tiene en alerta a las autoridades locales quienes le temen a la llegada de la cepa de Brasil ante la porosidad del paso de personas y la afluencia de estas a gran parte del Departamento. Aunque la frontera se encuentra cerrada desde el año pasado, en La Guajira existen más de 120 puntos de acceso y trochas que facilitan el tránsito de personas y mercancías.

Sin lugar a dudas, la necesidad de información es uno de los temas que más preocupa y se ha visto desde el inicio de la pandemia, ya que las comunidades indígenas de las zonas rurales dispersas aún no tienen información confiable, certera y en wayuunaiki, que refuerce las medidas de protección que deben tener y mantener, pese a la incipiente campaña de vacunación que se inició en las zonas rurales del Departamento. Es urgente que la Secretaría de Salud y las autoridades locales impacten de manera prioritaria los puntos de aglomeración de personas en los cascos urbanos y en su periferia, con campañas radiales y entrega de materiales de bioseguridad para garantizar la efectiva protección y evitar bajar la guardia luego de un año completo de restricciones sin que aún se haya controlado el contagio masivo.

Vacunación masiva

La toma de pruebas masivas a la población constituye una de las herramientas que se han implementado en el territorio colombiano para seguirle el rastro a la enfermedad que en La Guajira registra 787 personas fallecidas.

El brote del virus en rancherías wayuú del Sur de La Guajira ante la confirmación de 21 casos en las comunidades de Ballenas y Palmitas, ha hecho que  las autoridades claniles de las asociaciones de alaülas,  cabildos indígenas del Sur de La Guajira, y las autoridades de la unidad wayuú del Distrito de Riohacha entre otras, exijan  que se realice una vacunación masiva, como se hizo en el departamento del Amazonas, para tratar de contener la propagación de la pandemia en el territorio.

Además de la reactivación de campañas de prevención, alerta y cuidado de la población wayuú por parte de las Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud,  Entidades Promotoras de Salud y Secretaría de Salud, al igual que la masificación de pruebas para el aislamiento efectivo y atención de la población que más lo necesita.

Sobre ello, también se pudo escuchar las voces de alerta en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes donde se reclama la implementación de un plan de vacunación diferencial, prioritario y urgente para la población wayuú asentada en este departamento.

La representante a la Cámara por La Guajira, María Cristina Soto, expresó su preocupación por el incremento de casos, sobre todo en comunidades wayuú. “Somos un territorio fronterizo, indígena y con una población dispersa, todo esto aunado a las noticias sobre la presencia de la cepa brasileña en el país vecino de Venezuela, nos preocupa mucho y por eso hacemos esta petición”, explicó.

“Elevamos esta solicitud ante el despacho del ministro de Salud para salvaguardar la vida de nuestros indígenas, comunidad en riesgo de supervivencia y se inicie un programa de vacunación dirigido al pueblo wayuú asentado en La Guajira”, indicó Soto. 

Frente al aumento de casos de contagio y de muerte en los centros hospitalarios que se están presentando, un nuevo plan de restricciones determinó con toda la razón la Gobernación de La Guajira, para mitigar la ola pandémica que se está presentando ante la poca disponibilidad de unidades de cuidados intensivos – UCI– y oxígeno medicado con las que cuenta el Departamento.

Así las cosas, la única manera de salvaguardar la seguridad de Colombia frente a la nueva cepa de la pandemia, es cerrarle la entrada por las fronteras inmunizando de manera urgente a toda la población presente en el territorio, sin importar la edad o procedencia, para evitar que se vuelva a presentar una nueva aceleración de los contagios  con las variantes del virus que  incremente  de manera exponencial los números de muertos que ya se registran con este tercer pico de la pandemia, que muy seguramente no será el único de este año.

Fuente Veeduría Ciudadana para la Implementación de la Sentencia T-302 de 2017