Con nuevo programa de formación, mujeres migrantes fortalecen sus capacidades en el mercado laboral

Más de 50 mujeres migrantes de Venezuela y comunidades de acogida de Cartagena fortalecen sus capacidades en el mercado laboral con el nuevo curso “Fortalecimiento de capacidades para la empleabilidad”, organizado por la Secretaría de Participación y Desarrollo Social y la Oficina de Asuntos para la Mujer de Cartagena, ONU Mujeres y la Universidad del Norte, con al apoyo financiero de la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Este programa de formación piloto, cuyo lanzamiento se llevó a cabo el 30 de abril, se enmarca dentro del proyecto ‘Acciones para la protección e inclusión para las mujeres en el contexto de los flujos migratorios mixtos procedentes de Venezuela en la costa Caribe colombiana’, que busca promover la inclusión y el acceso a mecanismos de protección y de integración económica en mujeres colombianas, migrantes venezolanas, refugiadas y retornadas en Cartagena, Barranquilla, Soledad, Santa Marta, Riohacha y Maicao.

En ese sentido, el curso desarrolla en ellas habilidades de empleabilidad necesarias para insertarse y mantenerse activas en el mercado laboral, teniendo en cuenta las condiciones de vulnerabilidad. Carolina León Núñez, coordinadora de la Oficina para Asuntos de la Mujer y Género de Cartagena, exaltó que las mujeres de la costa deben rodearse de estos aliados estratégicos locales e internacionales para avanzar en el fortalecimiento de la política pública de mujeres. Carolina Tejada, coordinadora de la Respuesta a los Flujos Migratorios Mixtos de ONU Mujeres, enfatizó que la crisis sanitaria de covid-19 ha implicado un retroceso de decenios, en el marco de derechos de las mujeres, con una afectación económica importante, además de otro tipo de situaciones como la sobrecarga en las acciones de cuidado o el incremento de situaciones género.

“Diferentes estudios nos han mostrado que es fundamental que las mujeres estén ahora en el centro de los programas y las acciones de recuperación. Desde Naciones Unidas, esta es nuestra alternativa de dar una respuesta sostenible, sabiendo que la igualdad de género sin duda genera un efecto catalítico para el desarrollo”, agregó la funcionaria.

El curso ‘Fortalecimiento de capacidades para la empleabilidad’ se realiza de manera virtual, sincrónica y asincrónicamente, con actividades como talleres sobre metodología de casos, videos inspiracionales y de estudios de casos, metodología de retos y actividades de aprendizaje y dinámicas interactivas. Octavio Ibarra, decano de la Escuela de Negocios de la Universidad del Norte, destacó tres elementos clave que definen a este programa de formación: inclusión, propende por el liderazgo y empoderamiento de la mujer, y la integración socioeconómica, no solo en términos de identificar la vocación productiva sino también el desarrollo de capacidades.

“Este tipo de iniciativas donde hay diferentes aliados, con alianzas público-privadas, generan muchísimo beneficio. Felicitaciones a las mujeres que participan del proyecto y ojalá este sea la bandera para muchos cambios que se den en la sociedad”, indicó el profesor Ibarra.

Para Ana Liliana Ríos, directora del proyecto “Acciones para la protección e inclusión de las mujeres en el contexto de los flujos migratorios mixtos procedentes de Venezuela”, con este acuerdo “estamos ayudando a fortalecer el trabajo que desde la institucionalidad vienen haciendo los territorios, en donde los recursos para tantas necesidades siempre serán insuficientes”.

“Por eso el hecho de que podamos articular donantes, que vayan alineados a las necesidades del territorio es fundamental. Lo celebro y me siento afortunada de apoyar este maravilloso equipo”, expresó Ana Liliana.

Camilo Mejía, profesor de la Escuela de Negocios y coordinador del componente de integración socio-económica, presentó el contenido académico del curso, así como sus expectativas de aprendizaje, espacio en el que también algunas participantes manifestaron sus inquietudes sobre el programa.

Algunas de esas expectativas de aprendizaje son el fortalecimiento de las habilidades personales, sociales y de comunicación para desarrollarse en el entorno laboral, que permita a las mujeres vinculadas mejorar su autoestima y motivación a la hora de enfrentarse al mercado laboral. También el fortalecer las habilidades administrativas, de liderazgo y financieras que les ayuden a vincularse y mantenerse en el mercado laboral, para mejorar su condición y calidad de vida, desarrollar habilidades para crear una excelente visibilidad de su currículum y buena presentación para una entrevista de trabajo, y disminuir los factores de riesgo.

“Muchas gracias por esta experiencia, de la mano con las organizaciones aliadas. Es muy emotivo, en medio de esta crisis, sentirnos las mujeres comprometidas con este proceso tan bueno”, concluyó la participante Rosiris Murillo Morelos, integrante del Grupo Artístico de Mujeres Espejo de Cartagena.

Dentro del marco del proyecto, este martes, 11 de mayo, también dará inicio al curso de Santa Marta, correspondiente al segundo grupo.