El 28 de abril pondrán la primera piedra de la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia en Fonseca

Todo comenzó en el año 2014 cuando le correspondió la Gran Misión a Fonseca, que se desarrollaba en todos los municipios y veredas de la Diócesis de Valledupar, y quedó una feligresía motivada por el mensaje de Cristo, el cual fue llevado por el párroco Harold Douglas por todos lados.

Fue el mismo sacerdote quien por el temor a que la gente se dispersara y dejara atrás el proceso iniciado, designó para el barrio El Paraíso a las hermanas Siervas de Jesús para continuar con la Gran Misión: rezo del santo rosario, transmisión casa a casa de la creación del Centro Pastoral y la oficialización de eucaristías los sábados cada 15 días.

En ese momento la asistencia de los feligreses oscilaba entre 10 y 22 personas; las misas se realizaban en las viviendas de Enelda Cárdenas, Elvira Arregocés y la mayoría de las veces en las instalaciones de la base militar de los soldados campesinos, hoy Casa del Abuelo, donde los asistentes llevaban sus sillas y los vecinos las prestaban.

Cabe destacar el nombre de la hermana Teotiste, quien realizó la gestión ante su familia Peñaranda Toncel, quienes dieron en calidad de donación el lote donde ha venido creciendo espiritualmente el Centro Pastoral de la Divina Misericordia.

Pasado un tiempo es trasladado el padre Harold al municipio de San Juan del Cesar y se delega la responsabilidad al cura Efrén Ciro Navarro, para seguir llevando el mensaje y el oficio de las eucaristías.

En el 2015, año jubilar de la misericordia, el 12 de diciembre monseñor Óscar José Vélez Isaza, obispo de la Diócesis de Valledupar, designó como administrador parroquial y vicario de la Iglesia San Agustín al padre Alexánder Torres Oñate, el cual estaría al frente del Centro Pastoral Jesús de la Divina Misericordia. Mostrando su empoderamiento, liderazgo y gestión, continuó con la misión de realizar eucaristías los viernes y todos los domingos, ya que los otros días de la semana se dedicaba a apoyar la parroquia San Agustín.

Padre Alexánder Torres Oñate, administrador parroquial y vicario de la iglesia San Agustín, encargado del Centro Pastoral de la Divina Misericordia.

 

Como en toda misión los avances no son fáciles, en su momento existieron algunas limitaciones como la enfermedad que por tres años tuvo que atravesar el párroco Torres Oñate, la cual fue superada.

Sin embargo, el Centro Pastoral pasó de evangelizar 22 a más de 500 feligreses y en las misas de sanación hasta un total de 600.

Debido al crecimiento de la comunidad pastoral, surgió la necesidad de pensar en un lote más grande para la construcción del templo y por obra del Espíritu Santo se logró la donación del 50 por ciento del valor real de un lote por parte de la familia Montgomery Daconte.

El sacerdote Alexánder Torres, encargado hoy del centro Pastoral Jesús la Divina Misericordia, le apuesta a su imaginación para la construcción de esta y toma como referencia lo artístico predominante en Europa en los siglos XI, XII y parte del XIII, donde se dieron dos arquitecturas: La Gótica que se desarrolló en Europa Occidental entre el año 1140 y las últimas décadas del siglo XVI, donde predomina la altura, los muros ligeros y es fundamental la existencia de ventanales y el arte románico que representa claramente el estilo cristiano y europeo que agrupó a las diferentes opciones que se habían utilizado en la temprana Edad Media (romana, prerrománica, bizantina, germánica y árabe) y consiguió formular un lenguaje específico y coherente aplicado a todas las manifestaciones artísticas de la época.

La nueva estructura mezclará dos estilos arquitectónicos, el gótico y el románico.

 

Por ello, la construcción se hará teniendo en cuenta las siguientes características:

• Arcos de medio punto y arcos ojivales y demás detalles arabescos en sus fachadas, torre principal 19.00 metros, torre secundaria 12.00 metros.

• Estructura convencional sistema de pórticos: zapatas aisladas y sistema de vigas y columnas, cerramientos divisiones internas, ladrillo común o bloque.

• Fachada con bloque abuzardado, pintura de la época y vitrales contemporáneos, una cubierta de estructura metálica y teja termo acústica, tipo madrileña.

• Los acabados con carpintería metálica para rejas y protectores, según diseño.

• Puertas principales en madera tallada.

• Pisos en retal de mármol.

• Detalles en mármol y granito natural en mesones y paredes, según diseño.

La fiesta de la Divina Misericordia tiene como fin principal hacer llegar a los corazones de cada persona el siguiente mensaje: “Dios es Misericordioso y nos ama a todos… y cuanto más grande es el pecador, tanto más grande es el derecho que tiene a mi misericordia”.

Por ello y con motivo de esta celebración, el próximo 28 de abril está programado realizar la misa mayor en compañía de monseñor Óscar Vélez Isaza y luego se procederá a la colocación de la primera piedra.

“Qué orgullo ante los ojos de Dios poder presentar al mundo entero a través de nuestro Centro Pastoral el proyecto de la construcción de la Parroquia Jesús de La Divina Misericordia del municipio de Fonseca; agradecer infinitamente a toda la feligresía que ha crecido a través de las distintas realidades parroquiales que conforman esta comunidad, pero también mil gracias a todas esas personas que generosamente han contribuido con el crecimiento material de este Centro Pastoral”, manifestó el párroco Alexánder Torres.