Exintegrantes de las Farc, esperanzados en el éxito del proceso de reincorporación a la vida civil

Luzdaris Díaz Nieves, conocida como ‘Tatiana Sáenz’ y Plinio Zambrano o alias ‘Argemiro Tamayo’, son excombatientes de las Farc y se encuentran adelantando estudios de primaria y bachillerato en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación ubicado en la vereda de Pondores, zona rural del corregimiento de Conejo, jurisdicción del municipio de Fonseca.
Durante toda su vida estuvieron alejados del desarrollo y las oportunidades por haber sido parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –Farc–, por lo que hoy –como desmovilizados del grupo subversivo– están en un proceso de reincorporación a la vida civil, a través de programas de aprendizaje, así como en busca de una mejor salud y servicios públicos. 
Sin embargo, se conoció que mientras estuvieron en la organización al margen de la ley sacaban espacios para dedicarse al estudio y la cultura, ya que dentro del grupo hay profesionales egresados de universidades del país y del exterior. 
‘Argemiro Tamayo’ aseguró que luego de que finalicen los módulos académicos “todos nosotros esperamos tener una Colombia en paz, y le pedimos al Gobierno que cumpla con todo lo prometido en La Habana, Cuba, y si no lo cumple sería un fracaso el esfuerzo que hemos hecho hasta el momento. Lo que realmente queremos es que haya educación y salud y si se cumple saldremos adelante y el pueblo también”.
Por otro lado, ‘Tatiana Sáenz’ manifestó que aunque no son familia, durante los años en la selva lograron crear lazos de fraternidad. 
“Me siento orgullosa de haber pertenecido a las Farc, ya que ha sido para mí lo mejor que me pudo haber pasado en la vida. En esa organización hemos reconocido los valores de humildad, humanismo, solidaridad y sobre todo el compañerismo. Somos compañeros de guerra y de lucha, y dentro de la organización me siento como en mi casa”, mencionó la mujer.
Asimismo, indicó que antes de iniciar el proceso de reincorporación a la vida civil, en el campamento practicaban todo tipo de actividades encaminadas a la comunicación. 
“Antes no teníamos la misma intensidad que ahora, pues nos tocaba estudiar enfermería, odontología, e incluso periodismo en solo ocho o 15 días, y desde ahí he trabajado en esto porque me gusta decir las verdades, ya que no se ha contado la realidad de la historia sobre Colombia y las Farc”, puntualizó ‘Tatiana Sáenz’.