La «mujer más rápida del mundo» murió tratando de romper récord de velocidad

La automovilista y presentadora de televisión estadounidense, Jessi Combs de 39 años de edad, conocida como la “la mujer más rápida del mundo” murió mientras pilotaba su vehículo en un desierto del estado de Oregón, EE.UU. tratando de batir un nuevo récord femenino.

Sus familiares y compañeros de profesión lamentaron su muerte por medio de un comunicado de prensa en el que confirmaban su muerte tras un terrible accidente en el que las autoridades hicieron todo lo posible para salvarla.

Días antes de su muerte la familia Combs compartió a través de la cuenta personal de Instagram la siguiente fotografía.

«Puede parecer un poco loco caminar directamente hacia la línea de fuego… los que están dispuestos, son los que consiguen grandes cosas. La gente dice que estoy loca. Yo les digo que gracias», escribió Combs en Instagram días antes de su fallecimiento.

Cabe destacar que la piloto del equipo North American Eagle Supersonic Speed Challenger fijó el récord de velocidad de mujeres en automóviles de cuatro ruedas en 2016, al alcanzar los 708 km/h.