Estados Unidos completa casi una semana de protestas y violentos disturbios

Por sexta noche consecutiva, miles de estadounidenses salieron a las calles de al menos 60 ciudades del país para seguir protestando contra la violencia policial contra los afrodescendientes y pedir justicia por el asesinato de George Floyd, asifixiado por agentes de la Policía de Minneapolis el pasado 25 de mayo.

De nada sirvieron los toques de queda en 20 estados de la nación, pues los manifestantes volvieron a salir a su movilización social y los vándalos aprovecharon para provocar destrozos contra negocios y establecimientos públicos.

{module Avisos InText 1}

Sin embargo, el momento más tensionante de la noche del domingo se vivió frente a la Casa Blanca, sede de la Presidencia estadounidense y escenario de fondo de violentos enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y personas que llegaron a reclamar justicia ante el presidente Donald Trump.

Ante la posibilidad de que los vándalos pudiesen tomarse el edificio, el presidente Trump y su familia tuvieron que refugiarse en el bunker de la Casa Blanca, según CNN. Además las luces de la mansión presidencial se apagaron por primera vez en décadas.

{module Detalle de noticias 728×90}

Desde el inicio de las protestas, 1.400 personas han sido capturadas por verse involucradas en disturbios. Una de las detenidas fue la hija del alcalde de Nueva York, Bill de Blassio.