Feliz 2021: así celebró el mundo la llegada del año nuevo (y el final del 2020)

En medio de restricciones, más fuertes en algunas naciones que en otras, el mundo celebró la llegada del año 2021. La de anoche fue una celebración atípica en gran parte del planeta, pues la pandemia de Covid-19 condicionó fuertemente los tradicionales festejos que se realizan en las grandes ciudades para esta fecha. 

El nuevo año arribó primero a Oceanía y Asia. En Nueva Zelanda, los habitantes de Auckland se concentraron alrededor de la Sky Tower para el show de fuegos artificiales que abrió la bienvenida al nuevo año. Esto fue posible gracias a que los neozelandeses, en una gran demostración de eficiencia y disciplina, lograron erradicar casi por completo al coronavirus de su territorio.

Mientras tanto, la bahía de Sidney tuvo su espectacular show de pirotecnia que normalmente atrae a miles de personas, pero este año el show se realizó sin público. 

En China, país cuna del Covid-19, también se vivieron grandes celebraciones con público. En Beijing hubo un gran espectáculo, mientras que en Wuhan, ciudad que tuvo los primeros casos de la enfermedad a finales de 2019, los ciudadanos salieron a las calles a festejar la llegada del 2021, año al que ven como el inicio de un futuro mejor. 

Ya en Europa, las grandes capitales tuvieron que pasar el año nuevo bajo estricto confinamiento. Madrid, París y Berlín tuvieron que recibir el 2021 con sus poblaciones encerradas en casa. En la capital francesa la Torre Eiffel se iluminó en completa soledad, mientras la Policía controlaba que nadie se acercara a los Campos Elíseos. 

En Reino Unido, la llegada del 2021 no solo significó el inicio de un nuevo año, también marcó el final definitivo de las relaciones del país insular con la Unión Europea. Desde ahora, el gobierno británico tendrá que negociar con 27 países acuerdos aduaneros, migratorios y comerciales por separado.

En América, las grandes celebraciones de año nuevo fueron canceladas o en algunos casos limitadas. En Nueva York (Estados Unidos), el tradicional conteo regresivo de Times Square contó con un número reducido de espectadores, solo unas decenas. Muchos de los escasos invitados fueron trabajadores de la salud que pudieron asistir en agradecimiento a su labor contra la pandemia durante el difícil 2020. 

En Brasil, la tradicional procesión a la playa de Copacabana (Río de Janeiro) no se realizó este año. Solamente la policía local se acercó para controlar el acceso al balneario. En Colombia, ciudades como Cúcuta, Ibagué, Medellín, entre otras, tuvieron que iniciar el año bajo estrictos toques de queda, debido al rebrote de coronavirus que vive el país. Algo similar ocurrió en la costa Caribe, donde muchos municipios impusieron la medida para controlar los festejos desmedidos y que pongan en riesgo la salud pública.