Por disturbios suspenden el velorio de Diego Maradona en Buenos Aires

Las fuerzas de seguridad de la Casa Rosada tuvieron que retirar el ataúd con los restos de Diego Maradona del recinto, dado que el palacio presidencial fue rebasado en capacidad por el gran número de personas que trataron de entrar para despedir al astro del fútbol argentino.

Las exequias del exfutbolista y entrenador campeón del mundo arrancaron desde las 6:00 am hora local, y desde ese momento una interminable fila de aficionados comenzó a desfilar frente al féretro. Pasaron personas de todas las edades, clases sociales, género y equipos. Muchos dolientes llegaron arropados con la bandera de Argentina o los trapos de sus clubes favoritos para la ocasión. Además el ataúd terminó cubierto de las camisetas de diferentes equipos del fútbol local.

A mitad de mañana arribó al edificio el presidente Alberto Fernández, en compañía de su esposa. Tras acercarse a la reja de la Casa Rosada a saludar a los visitantes, llegó hasta el salón donde se encontraban los restos de Maradona. Allí, visiblemente conmovido, dejó sobre el ataúd una camiseta de Argentinos Juniors (el primer equipo de Maradona como profesional) y una réplica del trofeo de la Copa Mundial de fútbol.

Con la llegada de la tarde, la alta afluencia de público desbordó a la Casa Rosada y comenzaron a producirse disturbios dentro y fuera del edificio gubernamental. Ante los problemas de orden público, las hijas de Diego Maradona decidieron sacar el cuerpo de su padre de la sala y trasladarlo a otro lugar para seguir la ceremonia en privado.

El final prematuro del velorio público de Maradona provocó la molestia de cientos de fanáticos que hacían fila en la Avenida de Mayo y la calle 9 de Julio, y ya no podrán despedir en persona a su ídolo. Entonces comenzaron los disturbios y la Policía de Buenos Aires tuvo que intervenir para controlar la situación.