Trump intentó cambiar resultado de las elecciones en un estado, por medio de presiones

Unos audios revelados este domingo por The Washington Post revelan que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, habría intentado presionar a las autoridades electorales del estado de Georgia para que le adjudicaran la victoria en esa jurisdicción, tras las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre de 2020.

En las grabaciones se observa cómo a través de una llamada telefónica el mandatario saliente le exige al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, que le asigne a él más de 11 mil votos que necesitaba para ganar el estado.

“Solo quiero encontrar 11.780 votos”, le dijo Trump a Raffensperger en la llamada, y agrega que “nada de malo en decir que has recalculado”.

Sin embargo, el funcionario estatal le responde a Trump diciendo que “el problema que tiene, señor presidente, es que los datos que usted tiene son incorrectos”.

Posteriormente el presidente le replicó a Raffensperger que en el condado de Fulton varios tarjetones con votos para él habían sido destruidos y las máquinas de conteo de votos sacadas de allí, lo que el secretario de Estados negó por completo.

Luego, el presidente visiblemente enojado amenaza al funcionario con acciones legales en su contra por no concederle la victoria de las elecciones en Georgia.

“Sabes lo que hicieron y no lo estás denunciando. Eso es un delito. No puedes permitir que eso suceda. Es un gran riesgo para ti y para Ryan, tu abogado”, dijo. Luego insistió en que debían volver a calcular el resultado de la votación: “Puede volver a examinarlo, pero volver a examinarlo con personas que quieran encontrar respuestas, no con personas que no quieran encontrarlas”.

Cabe recordar que en el estado de Georgia fue proclamado ganador el candidato demócrata Joe Biden, quien a su vez ganó el resultado global de la elección, por lo que será investido como nuevo presidente de Estados Unidos el próximo 20 de enero. Sin embargo, el presidente saliente Donald Trump ha pasado los últimos dos meses denunciando fraude en las elecciones, pese a que hasta ahora no ha aportado pruebas que demuestren irregularidades en dichas votaciones. Además los tribunales estadounidenses han negado varias demandas de la campaña Trump contra el resultado de las elecciones por falta de evidencias.