50 millones de pesos de recompensa por información de responsables de masacre de tres hombres en Tarazá, Antioquia

Una disputa entre grupos armados organizados que delinquen en el Bajo Cauca antioqueño, podría ser la causa de la incursión armada que se presentó anoche en el barrio Las Palmas, en un sector conocido como Buenos Aires, zona rural de Tarazá, que dejó como saldo la muerte de tres hombres, entre ellos un menor de edad, y a una persona más herida.

De inmediato, el alcalde encargado de Tarazá, Ferney Álvarez, convocó a un consejo extraordinario de seguridad, al cual asistieron el director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, mayor General Carlos Ernesto Rodríguez Cortés; el comandante de la Séptima División del Ejército Nacional, brigadier general Juvenal Díaz Mateus y el subsecretario de Seguridad y Convivencia Ciudadana de la Gobernación de Antioquia, Jorge Ignacio Castaño Giraldo, entre otras autoridades.

Además de la hipótesis ya enunciada como posible causa de este atentado, se definieron varias acciones. La primera tiene que ver con el fortalecimiento de la capacidad operativa conjunta por medio de la Fuerza de Tarea Aquiles, constituida por el Ejército y la Policía Nacional, con el fin de realizar un despliegue operacional para atender la situación que hoy vive el municipio y en general el Bajo Cauca antioqueño.

Adicionalmente se ha constituido una burbuja investigativa entre la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional, a través de la Sijín, para adelantar todas las acciones pertinentes que permitan dar con la captura y judicialización de los responsables del hecho ocurrido ayer.

Al final de la reunión, se determinó ofrecer una recompensa de hasta 50 millones de pesos, por información que conduzca a la captura de los responsables de estos hechos que hoy enlutan a Tarazá.

También se dijo que se van a fortalecer todos los mecanismos de atención de población afectada por la confrontación entre grupos armados organizados, para generar las condiciones del retorno a los sitios de los cuales fueron desarraigados.

De manera conjunta se acordó intervenir aquellos sitios dedicados hoy al tráfico local de estupefacientes que afectan a la población, en especial los jóvenes, del municipio de Tarazá y en general al Bajo Cauca.

Durante el consejo extraordinario de seguridad, se conoció que hace dos días el alcalde encargado de Tarazá, Ferney Álvarez, denunció ante autoridades competentes haber recibido mensajes intimidantes anunciando acciones que podrían atentar contra su seguridad.

En ese sentido, se definió que se adelantarán las respectivas investigaciones para verificar la veracidad de dichos mensajes, al tiempo que a través de la Dirección de Carabineros de la Policía Nacional se ofreció un apoyo para adelantar gestiones ante la Unidad Nacional de Protección para la revisión de los esquemas de seguridad de servidores públicos del municipio.