Duque pide que ayuda a crisis migratoria no siga en compromisos que nunca se desembolsan

El presidente de la República, Iván Duque Márquez, hizo este viernes un llamado para que la ayuda de la comunidad internacional a Colombia para enfrentar la crisis migratoria venezolana no se quede en compromisos de recursos que no se desembolsan.

“No podemos negar la crueldad del fenómeno y la presión que ejerce sobre nosotros”, expresó el mandatario en la presentación del Libro Blanco ‘Acoger, integrar y crecer: las políticas de Colombia frente a la migración proveniente de Venezuela’, que tuvo lugar en la Casa de Nariño.

El jefe de Estado afirmó que se necesita “la agilidad de la comunidad internacional para abordar semejante situación”.

“No podemos quedarnos solamente con que se valore lo que Colombia ha hecho y que se nos reconozca en foros o en documentos. Hoy de verdad quiero hacer un llamado para que la comunidad internacional sea lo suficientemente consciente que no podemos seguir en declaraciones de compromisos de recursos que nunca se desembolsan”, dijo.

Declaró que se necesita “que los compromisos hechos por los donantes (…) se traduzcan en la asignación efectiva de recursos económicos”.

Con todo, el presidente de Colombia hizo énfasis en que “la solución para ponerle fin a esa migración forzosa” es la terminación de la dictadura “que destruyó todas las libertades, todo el aparato económico”.

“Hoy más que nunca, si queremos atender y enfrentar el fenómeno sin paños de agua tibia y entrando a las soluciones estructurales, la comunidad internacional tiene que ser lo suficientemente activa, persistente y contundente en sus decisiones para que cese la dictadura, se conforme un gobierno de transición, se haga una convocatoria a elecciones libres y se ponga en marcha un plan de reconstrucción”, sostuvo.

Señaló que Colombia invierte cada año más de 1.000 millones de dólares para hacer frente a la crisis migratoria venezolana, mientras que los recursos internacionales, “que se agradecen, por supuesto, no superan los 100 millones de dólares por año”.

“Hoy Colombia puede ser el país que, como proporción a su población, tiene mayor número de migrantes forzados. Pero Colombia le ha demostrado al mundo que hay un sentido de políticas públicas en materia de salud, de educación, de vivienda, de atención nutricional, de acompañamiento”, expresó.

Sin embargo, anotó que “la situación es insostenible” y agregó que “de continuar las tendencias que se ven en Venezuela, estaremos en menos de dos años tal vez hablando de 3 millones de migrantes”, añadió.

“Y eso tiene que llevar a que los ojos de la comunidad internacional no sean solamente espectadores de la realidad que se vive en Venezuela, sino que sean participantes activos en la solución”, continuó.

En cuanto a América Latina, dijo que la región ya tiene la segunda crisis más grave,  “que ya supera la situación que se vivió en Siria”, con la diferencia de que allí “la comunidad internacional ha contribuido con recursos” en una proporción de 2.000 dólares por migrante, mientras que en el caso de Venezuela no se llega aún ni siquiera a 200 dólares por migrante”.

Calificó como doloroso lo ocurrido recientemente con ciudadanos venezolanos, incluyendo niños,  que murieron ahogados intentando llegar en embarcaciones a Trinidad y Tobago.

Por todo ello, manifestó que este Libro Blanco “es una manera de contarle al mundo lo que hace Colombia”.

En el acto, efectuado en el marco del Día Internacional del Migrante, participaron la canciller Claudia Blum, el gerente de Fronteras, Lucas Gómez; el embajador de Estados Unidos en Colombia, Philip Goldberg; el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa y directivos del Banco Interamericano de Desarrollo –BID– y otros organismos internacionales.