Empresario Carlos Mattos fue enviado a la Picota de Bogotá

La Fiscalía General de la Nación presentó ante un juez de control de garantías a Carlos José
Mattos Barrero, quien fue extraditado por el Reino de España en atención a un requerimiento de la justicia colombiana que lo procesa como presunto responsable de dos hechos ilícitos distintos.

Funcionarios de la Dijín – Interpol de la Policía Nacional coordinaron el traslado del referido ciudadano al aeropuerto internacional El Dorado de Bogotá. Posteriormente, se cumplieron los chequeos médicos, la reseña y otros requisitos de ley, y un fiscal adscrito al CTI logró la legalización del procedimiento de captura.

En ese sentido y por disposición del juez de garantías, se informó que Mattos Barrero permanecería en la cárcel La Modelo de Bogotá para cumplir la medida de aseguramiento privativa de la libertad que pesa en su contra.

No obstante, aunque el Juzgado 27 Penal Municipal con Función de Control de Garantías dijo que el hombre sería enviado a La Modelo, en la mañana de este jueves el Inpec informó que Mattos fue recibido en la cárcel La Picota, «atendiendo motivos de seguridad».

Contra el extraditado empresario avanzan dos procesos en etapa preparatoria de juicio. En el primero se le atribuyen los delitos de cohecho por dar u ofrecer, utilización indebida de redes de comunicaciones, acceso abusivo a un sistema informático agravado y daño informático agravado.

Este caso está relacionado con hechos ocurridos en octubre de 2015, cuando se habrían
ofrecido dádivas a varios funcionarios del área de sistemas de la Dirección Ejecutiva Seccional de Administración Judicial de Bogotá, para manipular el reparto de una demanda interpuesta por la empresa colombiana Hyundai Colombia Automotriz S.A., de la cual Mattos Barrero era el mayor accionista, en contra de la compañía coreana Hyundai Motor Company.

El segundo proceso es por el delito de cohecho por dar u ofrecer. En mayo de 2016 y enero de 2017, al parecer, se concretó la entrega de $200’000.000 a la juez 16 Civil Municipal de Bogotá para que, supuestamente, decretara medidas cautelares en favor de la empresa de Mattos Barrero.