En una carta, líderes de las Farc pidieron perdón por los secuestros durante el conflicto armado

A través de una carta, varios líderes del partido Farc pidieron perdón a todas las personas que fueron víctimas de secuestro y a sus familias durante el conflicto armado.

“Hoy, después de haber silenciado para siempre nuestros fusiles; en el sosiego de la vida civil que nos ha permitido la reflexión profunda sobre la guerra en la que participamos y fuimos protagonistas por más de cincuenta años, queremos decirles que el secuestro fue un gravísimo error del que no podemos sino arrepentirnos”, comenzaron diciendo.

Señalaron que el secuestro solo dejó una profunda herida en el alma de los afectados e hirió de muerte su legitimidad y credibilidad. 

“Tomada esa decisión en las circunstancias excepcionales de la guerra irregular y buscando equilibrar fuerzas, tuvimos que arrastrar este lastre que hasta hoy pesa en la conciencia y el corazón de cada uno de nosotros”, dijeron.

Asimismo, manifestaron que sienten el dolor que les causaron a tantas familias que vivieron un infierno esperando tener noticias de sus seres queridos.

“Les arrebatamos lo más preciado: su libertad y su dignidad. Podemos imaginar el profundo dolor de la angustia de los hijos de los secuestrados por las Farc-EP”.

La carta fue emitida por el jefe del partido Farc Rodrigo Londoño, Milton de Jesús Toncel, Jaime Alberto Parra, Juan Ermilo Cabrera, Pablo Catatumbo Torres, Julián Gallo, Pastor Alape y Rodrigo Granda, los cuales reiteraron su compromiso de seguir rindiendo cuentas ante la justicia.

 “Dar explicaciones de los por qué y los cómo y comprometernos ante la sociedad colombiana, que hoy más que nunca reclama justicia y verdad por tanta violencia”, puntualizan.

Posteriormente, Rodrigo Londoño ‘Timochenco’ a través de unos twet aseguró que han reconocido las cosas en la medida se ha ido avanzando en el proceso de paz.

«Yo la semana pasada no le salí al paso a los medios por la falsa noticia que yo no había reconocido nada ante la @JEP_Colombia, cosa que no fue así. Yo estaba muy golpeado emocionalmente», dijo.

De igual forma, reconoció que el reclutamiento forzado sí se presentó en las FARC-EP. «Pero yo actué en el marco de los principios que no tenían que ver con eso».

«Algo que yo he aprendido es la generosidad de las víctimas. Por eso es que nos hemos desprendido de ciertas explicaciones que parecen justificaciones», apuntó.