Envían a la cárcel a hombres que pretendían atentar contra Rodrigo Londoño

Un juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento contra 6 presuntos integrantes de una organización al servicio de Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias ‘el Paisa’, disidente de las Farc, que estaría planeando acciones terroristas y homicidios en el país.

Se trata de Víctor Hugo Rojas Silva, alias ‘el Chavo’; Daniel Eduardo Ricaurte Rodríguez, Ariel Castañeda Gómez, Juan Diego Pérez Ramírez y Marino Antonio Gutiérrez, quienes fueron cobijados con medida de aseguramiento en centro carcelario; y Juan Gabriel Osorio Pérez, con casa por cárcel.

Es de mencionar que la detención de estos individuos se llevó a cabo en tras diligencias de allanamiento y registro realizadas en Bogotá, Soacha (Cundinamarca), Caquetá, Huila y Risaralda. Además, en el procedimiento se confiscaron equipos de comunicación, dinero en efectivo, munición, material de intendencia e información de interés.

Hay que anotar que los sujetos fueron imputados por diferentes delitos como concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes; y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego.

De acuerdo al material probatorio, ‘El Paisa’ habría pedido a esta organización atentar contra la Embajada de los Estados Unidos en Colombia, sedes de la Fiscalía General de la Nación, el jefe del partido Farc, Rodrigo Londoño, y otras personalidades del país.

Asimismo, las investigaciones habría arrojado que el desmovilizado dirigente político se habría convertido en el principal objetivo de los sujetos, por lo que su esquema de seguridad habría sido infiltrado con un exintegrante de la columna móvil Teófilo Forero, para obtener información privilegiada.

Trascendió que el ataque se habría intentado realizar en los primeros 15 días de este año, pero fue frustrado por la reacción de las autoridades que interceptaron a dos hombres, alias ‘Guamby’ y ‘Conejo’, quienes pretendían disparar contra Londoño, en zona rural de Armenia.

Por otro lado, las investigaciones dieron cuenta que esta estructura sería responsable de agresiones y ataques contra reincorporados y la población civil, en zonas que los grupos residuales pretenden ocupar. En San Vicente del Caguán (Caquetá), habrían asesinaron a dos personas.