Lucas Villa, manifestante baleado en Pereira, sigue en UCI

El activista Lucas Villa, atacado a bala en la noche del miércoles junto a un grupo de manifestantes en el viaducto de Pereira, se encuentra luchando por su vida en una unidad de cuidados intensivos del hospital San Jorge, en la capital de Risaralda.

Actualmente, el diagnostico del estudiante del programa de Ciencias del Deporte y la Recreación de de la Universidad Tecnológica de Pereira es de muerte cerebral.

Marta De Las Salas, tía de Lucas, comentó que su sobrino siempre se ha caracterizado por ser un hombre pacífico. Cuando participaba en marchas como las del miércoles siempre expresaba sus mensajes a través del baile y el canto. “Era un hombre feliz y con su discurso intentando persuadir sobre los problemas sociales del país”, dijo su familiar.

Además su familia reveló que Lucas nunca se ha visto involucrado en hechos de violencia. De hecho, además de estudiar, también trabajaba como instructor de yoga y coach de orientación terapéutica.

Antes de ser baleado, Lucas Villa participó de las marchas en Pereira, luego abordó varios buses para explicarles a los pasajeros las motivaciones del paro nacional. Finalmente participó en una concentración en el viaducto César Gaviria Trujillo, donde sufrió el atentado.

Tras el ataque, Lucas fue atendido en el hospital San Jorge, que emitió un pronóstico reservado sobre su estado de salud. “El paciente fue valorado por el equipo de neurocirugía, el cual diagnosticó que por el tipo de lesión no es candidato a procedimiento quirúrgico e inmediatamente pasó a manejo multidisciplinario en UCI en donde aún permanece en condición crítica y pronóstico reservado”.