Más de 1.300 millones de dólares en pérdidas en 37 días de bloqueos en el país

Los bloqueos viales durante las protestas contra el Gobierno le costaron a la economía del país entre 4,8 y 6,1 billones de pesos (entre 1.311 y 1.665 millones de dólares) en mayo, según reveló este jueves la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo (Fedesarrollo).

La economía colombiana, fuertemente golpeada por las restricciones impuestas por el Gobierno para mitigar la pandemia de coronavirus, ha recibido otro golpe por cuenta de los bloqueos de carreteras y las alteraciones de orden público en que derivaron las manifestaciones que comenzaron el pasado 28 de abril y que en las últimas semanas han perdido fuerza.

«Estimamos que el costo económico del paro nacional en el mes de mayo oscila entre 4,8 y 6,1 billones de pesos. Sin embargo, una prolongación de los bloqueos implicaría un costo económico superior al estimado», consideró el presidente de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, citado en un comunicado.

Impacto en sectores económicos                           

Según los datos analizados por Fedesarrollo, un centro de investigación económica y social, el costo de estos bloqueos es «aproximadamente 1,5 veces superior al efecto del paro nacional camionero de 2016», cuando por el cese de actividades de los transportistas en los distintos sectores productivos el nivel de abastecimiento en julio de ese año disminuyó cerca del 12,9 %.

Pese a que las características del paro de 2016 y las movilizaciones de este año son diferentes, Fedesarrollo advirtió que los canales por los cuales sectores como la industria, el comercio y el agro fueron afectados tienden a ser similares.

«Las limitaciones por el cierre de las vías también tendrían impactos sobre los sectores de la construcción, minería, suministro de energía y, en menor medida, las actividades profesionales y de entretenimiento», detalló Fedesarrollo.

Riesgo para las empresas

El Gobierno insiste en que garantiza el derecho a la protesta pacífica pero que los bloqueos están por fuera de la ley porque impiden el normal abastecimiento de alimentos, de medicinas y en muchísimos casos que la gente vaya a trabajar; mientras tanto los manifestantes defienden que esa es una forma legítima de protestar.

Según una encuesta de las Cámaras de Comercio colombianas, más del 22 % de las empresas afiliadas han tenido que suspender operaciones por los bloqueos y casi todos los encuestados reconocen que muchos puestos de trabajo corren riesgo por el paro nacional ya que el 53,4 % de las empresas ha operado a un ritmo de entre el uno y el 50 % de su capacidad.

El Comité Nacional de Paro, conformado por organizaciones sociales y sindicales, aseguró el martes pasado que se está dando un «desescalamiento» de los bloqueos en Colombia como muestra de la voluntad de ese organismo para negociar con el Gobierno, que condiciona la negociación al cese de la obstrucción de las vías.