Medidas drásticas en Medellín para enfrentar al Covid: toque de queda, pico y cédula y apagan alumbrado navideño

La disparada de casos de Covid-19 en Medellín, más la indisciplina social de muchos de sus habitantes, obligó a la Alcaldía de la capital antioqueña a tomar medidas drásticas para afrontar la nueva curva ascendente de la pandemia durante las festividades de Navidad y Año Nuevo.

Con más de 2.600 casos activos y las UCI de su ciudad casi al límite, el alcalde Daniel Quintero decidió adoptar el toque de queda y el pico y cédula para lo que resta del 2020.

En primer lugar, habrá un toque de queda permanente desde las 8:00 pm del 24 de diciembre hasta las 6:00 am del día 26. Luego, la medida volverá a regir desde el 31 de diciembre a las 8:00 pm hasta el 2 de enero de 2021 a las 6:00 am.

Además, el alcalde Quintero decidió suspender temporalmente las visitas a los alumbrados navideños.

“A pesar de las medidas de bioseguridad podíamos proteger adentro, pero muchas filas afuera, algunos vendedores ambulantes aprovecharon la oportunidad, por lo tanto quedan suspendidos lo que queda del año. Vamos a reactivar en el mes de enero, si hay un comportamiento adecuado de la curva irán hasta el 30 de enero”, dijo el mandatario.

Finalmente el alcalde decidió volver a adoptar el ‘pico y cédula’ para entrar a establecimientos comerciales y financieros a partir del martes 22 de diciembre.