“No la busquen en otro lugar que no sea el caño Tunjuelito”, reitera Nilson Díaz, padrastro de Sara Sofía

Una nueva versión de Nilson Díaz, padrastro de Sara Sofía, confirmaría que la menor sí está muerta.

Díaz, según revela Noticias RCN, entregó un mapa del supuesto recorrido que hizo para arrojar a la niña a un caso, el pasado 27 de enero.  

Esto contradice el testimonio de su madre, Carolina Galván, pues ella había afirmado que, si bien la niña murió ese día, solo dos días después (el 29 de enero) Nilson desapareció el cuerpo.

«Eso es mentira, porque el mismo 27 de enero fue que yo le dije a Carolina que se quedara con los niños y yo me fui y la dejé en río [Tunjuelo], como ya lo manifesté», dijo Díaz.

«Pero, reitero, Sarita no está viva. No la busquen en otro lugar que no sea el caño Tunjuelito, porque allá fue donde la dejé yo mismo», añadió.

Además, acusó a Carolina de haber golpeado a la menor, unas horas antes de que falleciera, porque no quería comer.

«(…) Carolina le metió una cachetada a la niña. Yo le quité a la niña, la senté en la cama, le di un poquito de jugo para que bajara el arroz. Ella bajó el arroz y le di una cucharadita de lenteja revuelta con arroz, y lo mismo: ella no quería bajar la comida», cuenta.

De acuerdo al relato, la niña intentó resguardarse con sus hermanos, y uno de ellos, Samuel, empezó a consentirla.

«Más tarde Sarita tenía la cara tapadita, yo se la destapé y ya la niña tenía los labiecitos morados. Me asusté tanto. Le puse el oído al corazón, le estaba latiendo muy rápido. Después empezó a latir suave, despacio, pero la niña no abría los ojos. No reaccionaba en ese momento».

Intentaron reanimarla, pero no lo consiguieron. Luego, «de mutuo acuerdo», Carolina Galván y Nilson Díaz decidieron que arrojarían a la niña a un caño, pues ella tenía miedo de llamar a la Policía y que le quitaran sus hijos. Además, acordaron mentir sobre el paradero de la niña y por eso se inventaron, según él, los audios que decían que la habían regalado.